Trucos para dejar de morderte las uñas
Califica esta publicación

El hábito de morderse las uñas, también conocido como onicofagia, no es solo un síntoma de nervios, sino que puede traer serios problemas de salud para la persona que se muerde constantemente las uñas.

Pensemos que tanto en nuestros dedos como en nuestras uñas residen un sinfín de microorganismos que ingerimos. Es verdad que muchos no nos harán daño, pero otros pueden provocar infecciones bucales. ¿Aún te preguntas por qué te salen tantas aftas?

Pero, además de esto, podemos dañar nuestros dientes y nuestras encías si no logramos “regular” esta manía insana. ¿Quieres saber cómo una persona puede dejar de morderse las uñas?

Trucos para dejar de morderse las uñas

Si te muerdes las uñas probablemente conozcas ese gel con el que se impregna la uña y que la dota de un sabor desagradable. Aunque a muchas personas les funciona, lo normal es que esto no sea un impedimento para dejar de morderse las uñas.

Es por eso por lo que te presentamos una serie de trucos que pueden ser más o menos efectivos dependiendo de la persona. Algunos son más engorrosos que otros, pero puedes elegir el que sea más cómodo para ti. ¿Te funcionará alguno de ellos?

  1. Mastica regaliz: tener la boca ocupada es un buen remedio para tratar este hábito. Poco a poco, dejarás de pensar en morderte las uñas y optarás por el regaliz. ¿Preparado para presumir de uñas saludables?
  2. Masca chicle: si el sabor del regaliz no te agrada, una variante llena de sabores aptos para todos los gustos es el chicle. Además, te permitirá refrescar tu aliento y ejercitar los músculos de tu mandíbula.
  3. Usa aloe vera: si dejas en la nevera un trozo de aloe vera, al día siguiente tendrás un potente gel amargo que te sacará una cara de asco cada vez que lleves tus uñas a la boca. Pero, además, podrás ayudar a sanar todas las heridas provocadas por este hábito.
  4. Uñas postizas: es una solución cara, pero a la que muchas personas con onicofagia han recurrido. Las uñas postizas evitarán que dañes tus propias uñas protegiéndolas y permitiendo su crecimiento.
  5. Utiliza tiritas: ponerse tiritas sobre las uñas no queda muy bonito, pero puede ser una solución si están hechas un desastre y ya no sabes qué hacer.
  6. Usa guantes: una solución para el invierno en el que el uso de guantes puede ¡salvar tus uñas! Déjatelos puestos el máximo tiempo posible. Además de calentar tus manos mantendrás tus uñas a salvo.

¿Has probado alguno de estos trucos? ¿Cuál de ellos te ha dado resultado? Si tienes alguno más que pueda ser efectivo puedes añadirlo a los comentarios para que otras personas puedan beneficiarse de ello. Morderse las uñas ya es cosa del pasado.

 

 

Vía: Supercurioso

Déjanos un comentario