El Trabajo exitoso o esclavitud moderna
5 (100%) 2 votes

El mundo en el que vivimos es muy competitivo y está repleto de gente muy preparada para ocupar los puestos de trabajo. Es por esto que resulta necesario ser una persona exitosa; para triunfar profesionalmente y conseguir cualquier meta que nos propongamos. El éxito es algo que se consigue a base de trabajar duro y esforzarse en el día a día, con pequeños y grandes gestos.

Si deseas ser exitoso en el trabajo, así como en la vida; deberás llevar a cabo acciones que te diferencien del resto de personas. Necesitarás dar rienda suelta a la imaginación y la creatividad para buscar la mejor forma de hacerte notar.

Una forma común para sobresalir son los equipos de trabajo; esenciales para la concreción de proyectos. Incluso las empresas unipersonales necesitan en ciertos momentos conformar grupos de especialistas para diferentes propósitos.

Es por esto que como emprendedores debemos reconocer nuestras limitaciones; no somos especialistas en todas las áreas de trabajo ni podemos serlo; y tampoco disponemos del tiempo necesario para atender todas las actividades de la empresa solos.

El Equipo de Trabajo

Un equipo de trabajo es un grupo de personas con diferentes habilidades y conocimientos, complementarios entre sí; que tienen un objetivo común y trabajan solidariamente para alcanzarlo.

El primer paso para conformar un equipo de trabajo es definir nuestro objetivo. ¿Qué queremos hacer? Al definir un objetivo también definimos una serie de actividades que deben ser realizadas para su cumplimiento; lo cual nos guiará en la búsqueda de colaboradores.

Recuerda que las metas, para que sea posible su cumplimiento, deben ser específicas, medibles, realizables; realistas y con un plazo definido (esta definición en inglés se conoce como S.M.A.R.T.: specific, measurables, achievable, realistic and time).

Ventajas de los equipos de trabajo
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Ventajas de los equipos de trabajo

Un error frecuente en emprendedores es buscar personas similares a uno mismo. Lo ideal sin embargo es encontrar personas que funcionen de manera complementaria a nosotros y a los otros miembros del grupo. Esto nos brindará un panorama más amplio y diferentes puntos de vista sobre las cuestiones que surjan.

Debemos crear un equipo multidisciplinario, que los saberes de un empleado suplan el desconocimiento de otro, buscando siempre la sinergia entre el personal. Incluso en empresas en las que se necesiten varias personas del mismo rubro, es positivo que cada una tenga conocimientos extras o especializaciones distintas a los demás.

Una vez elegido el personal debemos definir puestos de trabajos y funciones. Al definir el alcance de cada empleado se evitará la duplicación del trabajo. Es probable que al comienzo de nuestra empresa una sola persona tenga a su cargo varias áreas.

Sin embargo es importante que el crecimiento del emprendimiento sea acompañado por una mayor delimitación de tareas.

Siguiendo al punto anterior en un grupo de trabajo es esencial comunicar con claridad. El director del grupo no debe dar nada por entendido; y debe detallar los objetivos del proyecto y las responsabilidades de cada trabajador. Cada miembro del equipo debe conocer cuál es su función, que se espera de él, cuales son los valores de la empresa, los objetivos, y también debe ser escuchado y sentirse partícipe de los éxitos. El equipo debe tener claro hacia a donde se dirige y como debe hacerlo.

Como emprendedor y líder del grupo se debe pedir retroalimentación de las tareas realizadas para poder supervisar; corregir o reafirmar el rumbo tomado por los trabajadores.

Esta es la razón por la cual es importante realizar reuniones frecuentes con todo el equipo y fomentar los comentarios de los miembros; ya que, como dijimos anteriormente; cada persona puede tener una perspectiva diferente del trabajo realizado. 

Conformar o integrar equipos de trabajo puede ser una de las tareas más complicadas dentro de los deberes de un líder; sin embargo, hay que tener en claro que vale la pena.

La productividad, la calidad del producto, la estrategia ejemplar y la relación con clientes y proveedores; depende de una sola cosa: del éxito con el que tu equipo se desenvuelva; y éste depende directamente de sus hábitos en la empresa.

Pero… ¿sabes cuáles pueden ser sus beneficios?

1. Excede los parámetros individuales

Los resultados de un equipo unido y bien estructurado siempre excederán los parámetros de personas que trabajan de manera individual o donde los equipos están quebrados. Recuerda que la creatividad se desarrolla mejor en equipo que de manera individual.

2. En equipo hay menos errores

Cuando un proyecto se desarrolla en equipo, existe una mayor posibilidad de que los demás identifiquen errores que, de haberlo hecho individualmente, pudieran pasar desapercibidos. Existe apoyo mutuo. 

3. Los equipos son innovadores y contribuyen al desarrollo

Cuando existe un equipo funcional las ideas nuevas se convierten en el pan de cada día, la toma de decisiones es mucho más hábil y objetiva y las satisfacciones más completas y productivas. 

Además; existe una práctica ancestral que tienen en común las mentes más brillantes del planeta. Hábitos que usted puede empezar a practicar a diario; para ver resultados positivos en su vida profesional y personal.

Una persona exitosa no necesariamente es aquella que posee miles de millones de dólares. El éxito tiene que ver en la manera en cómo administra equilibradamente su vida, es decir, tiene diferentes y provechosas entradas económicas; sus experiencias se basan en lo mucho que ha estudiado y en la manera en cómo lo ha practicado; cuenta con una familia que lo apoya; sus amigos y contactos procuran siempre ayudarlo en su crecimiento, y sobre todo es exitoso cuando es feliz porque ha hecho algo por usted y la sociedad.

La mejor tarea que usted puede hacer es que al finalizar de leer esta nota pase del dicho al hecho. De lo contrario, usted creerá que los consejos dados se quedan en eso, en palabras. La invitación es para que inicie por pequeños cambios y vaya aumentando cuando ya se sienta cómodo con alguno.

Ahora; tenga en cuenta que al mencionar ciertos hábitos de personas exitosas en el mundo, no se hace con el objetivo de hacer comparaciones injustas.

No se puede generalizar; pero de lo que sí debe estar consciente; es que existen determinadas costumbres y hábitos en común, entre las mentes brillantes del mundo que si se empiezan a aplicar en la rutina, efectivamente se notarán cambios.

El investigador y cofundador de la empresa Empact; Michael Simmons escribió para el portal Inc que existe una estrategia de éxito para la vida que todos podemos usar. Se trata de lo que  lo que él denomina la regla de las 5 horas; una hora al día durante los cinco días laborables de la semana (en los fines de semana se descansa) Esta norma fue ideada por el prolífico inventor Benjamin Franklin y consistía en lo siguiente:

  1. Levantarse por la mañana muy temprano para leer y escribir.
  2. Escribir una serie de objetivos personales y evaluar continuamente si se está cerca de lograrlos.
  3. Crear un club para personas similares para intentar influir en la sociedad y mejorar el mundo.
  4. Convertir las ideas en experimentos.
  5. Tener momentos de reflexión por las mañanas y por las tardes.
Cofundador de la empresa Empact, Michael Simmons
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Cofundador de la empresa Empact, Michael Simmons

No importaba que uno de los más grandes genios norteamericanos tuviera una agenda ocupada; siempre sacaba tiempo de pasar una hora diaria realizando alguna de las actividades que mencionamos anteriormente.

De acuerdo con Yahoo Finanza; esta norma es parte del secreto de grandes empresarios; pues “los emprendedores modernos puede que no tengan tanto tiempo o no puedan aprovechar las horas tanto como Franklin. Pero sí que tienen en común una cosa con él: su deseo voraz de asimilar conocimientos y técnicas.

Así Warren Buffett pasa 6 horas al día leyendo periódicos e informes corporativos. Bill Gates lee 50 libros al año. Mark Zuckerberg lee uno cada dos semanas. Elon Musk leía 2 libros al día cuando era un estudiante”.

¿Cómo adaptar esa regla a la actualidad?

Si bien es una práctica del siglo XVIII; para Simons la clave está en lograr que cada día  se busquen espacios (tiempo libre) una o dos horas en las que en vez de acabar tareas laborales durante esos 120 minutos, dejarlos despejados para pensar, para leer y sobre todo, para aprender algo nuevo.

Así que si se adapta esta regla de oro a nuestros tiempos sería que pusiera en práctica estos seis aspectos, sí uno más que lo que hacía Benjamin.

1. Planifique el tiempo de aprendizaje

Identifique qué es lo que quiere aprender y especifique cuáles son sus objetivos. Por ejemplo cuáles son las herramientas de vanguardia que necesita su profesión y que aún no sabe, pero que haciendo un curso por internet en dos meses podría sacarlo adelante.

2. Practicar

De una manera honesta, sabiendo que debemos mejorar día a día y nunca quedándonos solo en lo que ya sabemos, ya que de nada le servirá que tenga muchos conocimientos si no los ejerce.

3. Meditar

Hay que dedicar unos minutos al día para reflexionar sobre lo que estamos aprendiendo y hacernos preguntas a nosotros mismos. Así dispararemos la creatividad. Caminar es una excelente manera de procesar estos puntos de vista, como lo hacían Beethoven, Charles Darwin, Steve Jobs y Jack Dorsey. También puede servir charlar con un colega o una persona que también esté aprendiendo o sea un experto en lo que nosotros estemos intentando mejorar.

4. Guardar tiempo para aprender

Leer, estudiar, practicar, dialogar, discutir, asistir a clases… Siempre hay que dejar un hueco al día para estas actividades y respetarlo. Además recuerde nunca se es demasiado joven o viejo para estar en las aulas de clase.

5. Resolver los problemas

 Muchas veces cuando se nos presenta un obstáculo, lo que hacemos es buscar excusas para evitarlo o simplemente postergamos las soluciones para otro día. Es mejor atenderlo de una vez antes de que con el tiempo se convierta en algo más grande y complicado.

6. Hacer experimentos

Si tenemos alguna teoría o idea, mejor demostrarla que dejarla olvidada en un cajón. Esas prácticas pueden convertirse en ideas de negocio.

Sin embargo, puede hablarse sobre un costo para el éxito, llevando al individuo a esclavizarse sin darse cuenta, hay diversas razones: presión de los jefes, apretadas fechas de entrega, jornadas maratonianas… De una u otra forma, todo el mundo soporta cierto nivel de estrés. Aunque no todas las quejas sobre la tensión en el trabajo están igualmente justificadas, según los expertos de CareerCast.

Este popular portal norteamericano de búsqueda de empleo ha elaborado un ranking sobre las profesiones más y menos estresantes de EEUU, que, con alguna excepción, consideran que puede extrapolarse a otros países.

Sus conclusiones sitúan a los altos ejecutivos de empresa y a los pilotos de aerolínea como los trabajadores que soportan un mayor nivel de tensión, en un ranking donde destacan asimismo los ejecutivos de relaciones públicas, corredores de bolsa, organizadores de eventos, periodistas, locutores y taxistas. Los policías y el personal militar también están considerados como profesionales con mucho estrés.

Por último, si alguna vez fracasas, vuelve a levantarte; esto no puede pararte y generarte miedos y vergüenzas. No trates de esconder tus defectos o usarlos como excusa, sino que lo que debes hacer es corregirlos. Si el miedo no te paraliza y puedes trabajar bajo presión, tienes en tus manos dos factores esenciales para el éxito laboral.

¡Si te agrado todo lo que viste y te sirvió de algo puedes compartir este artículo en tus redes sociales, seguro ayudaras a alguien que lo necesite!

Con algunos fragmentos de negocios.uncomo.commerca20.com  y finanzaspersonales.com.co

 

 

Déjanos un comentario