Tiroides: una glándula, dos enfermedades
Califica esta publicación

La glándula tiroides es un órgano importante del sistema endocrino cuya función principal es regular nuestro metabolismo; conoce las dos principales enfermedades que pueden afectar su funcionamiento

 

Hipotiroidismo

Es una enfermedad provocada por la disminución de las hormonas tiroideas. Es más común en las mujeres y personas mayores de 50 años.

Causas. La causa más común del hipotiroidismo es la tiroiditis. Otras causas frecuentes son algunas infecciones virales y respiratorias, las terapias de radiación al cuello o al cerebro para tratar el cáncer, la exposición al yodo radiactivo usado para tratar una tiroides hiperactiva y la extirpación quirúrgica de parte o de toda la glándula tiroidea.

Síntomas. Los síntomas de esta enfermedad incluyen aumento de peso, cansancio y debilidad, apatía, desgano e indiferencia, depresión, intolerancia al frío, ralentización del tránsito intestinal, dolor muscular, disminución del deseo sexual, piel seca y cabello quebradizo.

Tratamiento. El propósito del tratamiento es reponer la hormona tiroidea que está faltando con un medicamento llamado levotiroxina, para así llevar los niveles hormonales en la sangre a la normalidad. La mayoría de las personas necesitarán tomar este medicamento de por vida.

 

Hipertiroidismo

Es una enfermedad provocada por el aumento de la concentración de las hormonas tiroideas por encima de lo normal.

Causas. La causa más común del hipertiroidismo también es la tiroiditis. Otras causas frecuentes son la aparición de tumores no cancerosos en la glándula tiroidea o en la hipófisis, alguna clase de alteración del control cerebral, la enfermedad de Graves y el exceso de yodo en la ingesta diaria.

Síntomas. Los síntomas de esta enfermedad incluyen pérdida de peso, ansiedad, nerviosismo excesivo, aumento de la temperatura corporal y del ritmo cardíaco, temblores, palpitaciones, insomnio, sudoración excesiva y dificultad para concentrarse.

Tratamiento. El propósito del tratamiento es detener la producción de la hormona tiroidea. Para esto se suele recomendar estas tres opciones: 1. El consumo de medicamentos antitiroideos; 2. La exposición al yodo radiactivo para destruir la tiroides; 3. La cirugía para extirpar la tiroides.

 

 

Vía: Eme de Mujer

Déjanos un comentario