Cómo te conviertes en un genio de las finanzas personales
Califica esta publicación

Crear una correcta relación con el dinero, desterrar la avaricia, librarse de deudas y crear fuentes de ingresos son algunos de los puntos clave para lograrlo

Saber manejar su propio dinero es muy importante para toda persona, pero no es tan sencillo como suena. Hace falta conocer algunos trucos y tomar conciencia de una serie de cosas que normalmente podemos pasar por alto, y que juegan en nuestra contra. A continuación, siete consejos sencillos de la página web Pymex para que se convierta en un genio de las finanzas personales.

1. Crear una correcta relación con el dinero


Primero debe examinar cuál es la relación que tiene con el dinero y determinar si es la correcta o no. Existen muchas opiniones distintas sobre el dinero, para algunas personas es el origen de todo mal, mientras que otros aseguran que serían capaces de cualquier cosa por dinero. ¿Cuál es su postura al respecto? Lo más recomendable es considerar que no es ni bueno ni malo, sino que todo depende del uso que le damos y de cómo lo obtenemos.

2. Respetar el derecho de todo el mundo


No es saludable estar pendiente de lo que los demás tengan o hagan, al margen de los recursos con los que contemos. La fuente del dinero es ilimitada, así que respetar el derecho de todos a tener o conseguir lo que estimen oportuno es un buen principio, mientras nosotros nos dedicamos a lo nuestro.

3. Desterrar la avaricia


Actuar con ansiedad y de manera alocada para obtener más ingresos no sirve de nada. El dinero es algo que abunda, así que no hay por qué apurarse en la forma de obtenerlo ni la necesidad de ser avaricioso.

4. Dejar las deudas


La lógica para tener una vida económica saludable dice que no debemos endeudarnos. Y esto es aun menos recomendable cuando se trata de cosas innecesarias o perecederas, o cuando se piense devolver la deuda con dinero que no está garantizado que se reciba.

5. No depender de nadie


Este punto se refiere a los trabajos por cuenta ajena. Cada uno puede hacer lo que considere, por supuesto, pero la realidad es que depender de terceros no garantiza nada. Es preferible depender de uno mismo, de nuestras facultades y posibilidades, de lo que se cree y se ponga en funcionamiento. En definitiva, de los productos y servicios que se presten que permitirán configurar unas finanzas personales a la medida.

6. Crear fuentes de ingresos


Esto nos lleva a la necesidad de crear nuestras propias fuentes de ingresos, para ser libres e independientes, en lo personal y en lo financiero.

7. Pensar en el futuro


Nadie será eternamente joven ni tendrá garantizado que alguien se ocupe de él, lo que significa que se debe empezar cuanto antes a:
-Configurar una correcta relación con el dinero.
-Crear nuestras propias fuentes de ingresos (mayores o menores, del tipo que sean, como se quiera.
-No contraer deudas innecesarias o librarse de las que se tenga.
Vía: El Mundo

Déjanos un comentario