Según las creencias populares, ¿cómo te conviertes en vampiro?
Califica esta publicación

Un vampiro, según las creencias populares, es toda aquella criatura que para mantenerse activa, se alimenta de la esencia vital de otro ser. En general esa esencia es la sangre. Las leyendas e historias de vampiros podemos encontrarlas en la mayoría de culturas y desde la antigüedad. El vampiro es la encarnación del mal y representa de alguna manera el lado más atávico del hombre a la vez que el temor a la muerte y la fascinación por la inmortalidad. No todos los difuntos se convierten en vampiros, así pues, según las creencias populares, ¿cómo te conviertes en vampiro?

Según las creencias populares, ¿cómo te conviertes en vampiro?

Según los lingüistas la palabra “vampiro” proviene del serbio. “Wam” quiere decir sangre y “pir” es monstruo. En Europa central el vampiro es el ser monstruoso que regresa de la muerte para alimentarse con la sangre de los vivos. Según las creencias populares hay 5 maneras de convertirte en vampiro.

1. El vampiro de nacimiento

Las razones que rodeaban el nacimiento de una persona y que hacían suponer que podía convertirse en vampiro son de lo más alucinante. En Rumanía si eras el séptimo o el duodécimo hijo de una familia y todos los hermanos eran del mismo sexo tus posibilidades de ser un vampiro eran altísimas. También si tenías mucho vello en el cuerpo o nacías en Sábado Santo.

2. Por muerte en circunstancias anormales

Desde los antiguos griegos hasta algunas culturas africanas o del sudeste asiático, creían que si alguien moría prematuramente (como un niño o un adolescente), lo hacía de forma violenta o se suicidaba, podía convertirse en un vampiro.

3. Si no se seguían los rituales funerarios o religiosos necesarios

En manos de los allegados quedaba la responsabilidad de que el difunto no se convirtiera en vampiro. Si se dejaba que un gato, perro u otro animal se pasease sobre el cadáver o no se realizaban todos los rituales de preparación necesarios, podía producirse la transformación. Los hindúes también participaban de esta creencia y sus ritos van encaminados a facilitar la reencarnación del alma. Antiguamente creían que si nadie recordaba al difunto, su espíritu no se reencarnaba y se podía convertir en un vampiro.

4. Criminales y sacrílegos potenciales vampiros

Si eras excomulgado, suicida, no habías recibido la extremaunción, criminal etc. y no te enterraban en tierra consagrada, porque no te habías arrepentido, tenías muchas posibilidades de convertirte en vampiro. Todas estas personas se creía que por su maldad habían vendido su alma al diablo y al morir sus cuerpos poseídos por seres demoníacos se dedicaban al vampirismo. Eslavos, griegos y chinos eran los que más creían en esta manera de convertirse en vampiro.

5. Si te muerde un vampiro.

Las culturas eslavas son las que más creían en esta forma de convertirse en vampiro. Si durante la mordida morías, te convertías en uno de ellos. Es un clásico de los libros y películas por el juego dramático que da.

Como ves son muchas las maneras en que te conviertes en vampiro según las tradiciones populares.

 

 

Vía: Super Curioso

 

Déjanos un comentario