No creerás cuáles eran los pecados capitales antes
Califica esta publicación

Los pecados capitales, que son tradicionalmente siete, son apenas una clasificación de los vicios o males a los que todo ser humano está inclinado, según las primeras enseñanzas del cristianismo, como una manera de educar a los fieles en la moral cristiana.

¿Pero sabías que inicialmente eran 8, y no 7?

Lo de “capital” se refiere a que de cada uno de esos pecados se originan muchos otros, no a la magnitud del mismo; en palabras de santo Tomás de Aquino: “Los pecados o vicios capitales son aquellos a los que la naturaleza humana está principalmente inclinada”.

Pero la identificación de estos pecados ha evolucionado en la historia, sobre todo porque en la Biblia no aparecen codificados coherentemente; por eso fue preciso acudir a trabajos eclesiásticos –e incluso literarios, como veremos más adelante– para lograr definiciones más precisas.

Los primeros escritores religiosos, como Juan Casiano, Cipriano de Cartago, Evagrio Póntico o Alcuino de York, reconocían 8 pecados capitales: gula y ebriedad, avaricia, lujuria, vanagloria, ira, tristeza, pereza y orgullo, y esta lista permaneció hasta el siglo VI, cuando el papa Gregorio Magno revisó las obras de Evagrio y Casiano, y confeccionó una lista donde redujo los vicios a 7 –pues consideró que la tristeza era una forma de pereza–, y así quedaron fijados los 7 pecados capitales: lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y soberbia, tal como los conocemos.

Esta lista fue respetada por san Buenaventura de Fidanza y santo Tomás de Aquino, posteriormente, y hasta Dante Alighieri, ya en el siglo XIV, usó el mismo orden del papa en la segunda parte de su famosísimo poema, La Divina Comedia, siendo ésta la mejor fuente desde los siglos XV y XVI, para definir los pecados capitales.

¿Y qué significa cada uno? Te lo explicamos

Lujuria

El DRAE define la lujuria así: “Vicio consistente en el uso ilícito o en el apetito desordenado de los deleites carnales”, o “Exceso o demasía en algunas cosas”.

Conoce los 7 pecados capitales
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Usualmente se considera la lujuria como un pecado producido por los pensamientos excesivos de orden sexual, o deseos sexuales incontrolables y desordenados; actualmente, la lujuria es vista como la compulsión sexual o la adicción a las relaciones sexuales, y muchas religiones la han condenado, en mayor o menor medida.

Pereza

Sentir “flojera” no está mal. Sí lo es cuando esta pereza se extiende a la práctica de las virtudes cristianas y de los preceptos divinos, o dejamos de lado los deberes y ejercicios de piedad y religión.

Conoce los 7 pecados capitales
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Visión de la pereza de Jacob Matham, 1587

Para el cristianismo, la “tristeza de ánimo” que aparta a una persona de sus obligaciones espirituales y divinas es pecado capital, y más, pecado mortal.

Gula

Es la glotonería, el consumo excesivo tanto de la comida como de la bebida.

Conoce los 7 pecados capitales
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Pieter Bruegel El Viejo, “Los siete pecados capitales o los siete vicios”

Pero antes, cualquier forma de exceso podía considerarse gula.

Ira

Podríamos decir que la ira es un sentimiento magnificado de enfado, o de odio o rabia, que no podemos controlar. Podemos reconocerla en la negación vehemente de la verdad, o en la impaciencia con los procedimientos legales y judiciales –que podría llevar a alguien a tomarse la justicia en sus manos–, o en fanatismos políticos y religiosos y en la imposición de estas creencias.

Conoce los 7 pecados capitales
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Miniatura de “Tacuinum Sanitatis”, siglo XIV

Modernamente, podríamos definir la ira como intolerancia hacia lo distinto(especialmente a otras razas o religiones), y los males derivados de ella son muy serios, como el homicidio, el asalto, la discriminación, la venganza y, en casos más graves, elgenocidio.

Envidia

Para los pemón, el pueblo indígena que habita la Gran Sabana en Venezuela, la envidia es el peor de los sentimientos: no puedes desear nada de lo que tiene tu prójimo.

Conoce los 7 pecados capitales
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Jacques Callot, 1619

En la religión, es desear lo que otro tiene y uno cree que le falta, y en consecuencia deseas mal al otro para que deje de tenerlo. Y se siente bien cuando los demás pierden aquello que se quería.

Avaricia

Es un pecado de exceso, como la lujuria y la gula.

Conoce los 7 pecados capitales
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Pieter Bruegel El Viejo, “Los siete pecados capitales o los siete vicios”

Desde el punto de vista de la iglesia, sólo se aplica a la adquisición de riquezas materiales, y todo lo que se deriva de este comportamiento: deslealtad, traición para beneficio personal, dejarse sobornar, robar, engañar…

Soberbia

La soberbia generalmente es considerada como el más serio de los pecados capitales, y el principal de donde derivan los demás.

Conoce los 7 pecados capitales
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Fotografía de G.H./Byantikvaren, 1980

Es el deseo de ser más importante que los demás, y a menudo se asocia con Lucifer por querer ser igual a Dios. Es la sobrevaloración del YO y la subvaloración del contexto; también se puede tomar como la confianza exclusiva en las cosas materiales y vanas (lo que sería la vanidad), o en la propia opinión de sí mismo a niveles desmesurados (prepotencia).

Es altivez, arrogancia, orgullo, y lo opuesto sería humildad, sencillez, modestia. La soberbia está mal vista en casi todas las culturas, y la satisfacción del propio ego a costa de cualquier cosa es un comportamiento punible.

Queremos enfatizar que los pecados capitales son una visión religiosa, sobre todo cristiana, sobre las malas actuaciones humanas; y que si eres judío, musulmán, hinduista o ateo, puedes perfectamente estar en desacuerdo o no, nosotros respetamos todas las opiniones.

Déjanos un comentario