Mitos y verdades sobre la alimentación
Califica esta publicación

Las creencias populares y las tradiciones han hecho que tengamos una noción o percepción errónea de ciertas cosas.

En el caso de la comida y los alimentos, mucho se basa en las costumbres o casos antiguos, aunque también hay algo de cierto en cada mito. Conoce los más frecuentes en este artículo.

Las nueces y el apio son afrodisíacos

 

No está científicamente comprobado, aunque muchas culturas creían que el deseo sexual aumentaba debido a consumir frutos, plantas o raíces determinadas. Lo que si se sabe hoy en día es que la vitamina E está presente en los frutos secos y se relaciona a la fecundidad.

El zumo de pomelo (o toronja) en ayunas adelgaza

Es una verdad a medias, porque en realidad ayuda a eliminar las grasas más rápido. Y no sólo el pomelo tiene esta capacidad, sino también los cítricos con fibras tales como la naranja, el limón, la frutilla o el kiwi.

Los fritos causan acné

Muchos dermatólogos asocian la ingesta de frituras, chocolate y embutidos a la aparición de granitos en el rostro, debido a su alto contenido en grasas. Pero es según el paciente, ya que por ejemplo otros pueden decir que el acné se hace más presente si se come mayonesa, leche o naranja.

El jamón crudo es mejor que el cocido

El primero está tratado únicamente con sal y el segundo tiene más aditivos como harina para hervirlo, por lo tanto podría decirse que es cierto.

El aceite es más sano que la mantequilla

Efectivamente sí, ya que el aceite es de origen vegetal por ende produce menos colesterol (igualmente existen aceites mejores que otros). La grasa de la mantequilla es de origen animal y tiene colesterol.

 

 

No se puede comer aceitunas si se quiere adelgazar

Es falso. A diferencia de lo que se cree, las aceitunas se toman como “equivalentes” al aceite. Son ideales para los que limitan el consumo de sal (consumiendo versiones sin salmuera, es decir, naturales).

El helado es digestivo

Aquellos que son cítricos, como el de limón, siempre se consideraron como “ayudantes” de la función vesicular. Por ello, es que consumirlo después de la comida es muy bueno para la digestión. Solo en ese caso la creencia es verdadera, ya que otros sabores que no sean hechos al agua no aportan beneficios al aparato digestivo, sino que lo pueden perturbar.

Los productos “light” no engordan

No siempre, ya que la palabra “light” o “diet” no quiere decir que estén reducidos en su totalidad todos sus componentes, como pueden ser azúcares, grasas o sales. Por más de que sean “light”, si se comen en exceso, también ayudarán a engordar.

Comer zanahorias mejora la vista

Es verdad, ya que contienen vitamina A, al igual que la auyama, el durazno y los vegetales de hoja verde. La carencia de este nutriente se traduce en menor visión en penumbras.

 

 

Comer auyama hace que las piernas engorden

No está comprobado que un alimento tenga la capacidad de actuar solo en una parte del cuerpo en específico.

No se puede cenar cerdo

En realidad, no es aconsejable consumir carnes, fritos ni embutidos en la noche, porque son de digestión lenta (entre 3 y 4 horas), por lo cual es más difícil dormir y estar despejados por la mañana.

Después de un atracón, lo mejor es un día de ayuno

Nunca es bueno esto, porque el cuerpo se desequilibra demasiado. Lo aconsejable es hacer siempre las comidas principales, siendo el desayuno el más copioso e ir disminuyendo las raciones a lo largo de la jornada.

La remolacha engorda, tiene mucho azúcar

El mito está basado en una especie de remolacha que no es comestible. La común sólo presenta 10 gramos de azúcar por cada 100 gramos, lo mismo que la auyama o la zanahoria.

 

 

Una manzana al día te mantiene saludable

Indudablemente. Disminuye los niveles de colesterol de la sangre, aporta vitaminas C y E y potasio y aumenta las defensas del organismo, además de blanquear los dientes.

Para un mejor bronceado, come zanahorias

Esto es verdad a medias, porque cuenta con una buena dosis de betacarotenos, un pigmento que le aporta el color característico.

No se puede cocinar con vino

La cocción con este ingrediente tiene algunas ventajas como evitar la utilización excesiva de sal o resaltar el sabor “original” de las comidas. A su vez, la graduación alcohólica desaparece en la cocción y tierniza los alimentos.

La espinaca da fuerzas

No serás un Popeye, pero sí tendrás más capacidad de levantar peso. Esto se debe a que aporta vitamina B6, C, K, hierro, potasio, ácido fólico y betacaroteno.

Dos litros de agua por día

Si, no hay discusión al respecto. Cuánto más líquido tenga el organismo mejor será el funcionamiento de los órganos, sobre todo los riñones, además de incrementar la capacidad de defensa y desintoxicación.

 

 

La lenteja es más nutritiva que la carne

Sólo si se combina con trigo, arroz o cebada. En realidad, todas las legumbres son una excelente fuente de energía y proteínas.

Un zumo de naranjas evita que te resfríes

En realidad, aumenta las defensas porque la vitamina C que contiene ofrece sus propiedades antiinfecciosas, por lo que hay menos posibilidades de que te enfermes.

Es bueno beber yogur si se toman antibióticos

No sólo este alimento evita la destrucción de la flora intestinal (efecto secundario de los medicamentos), sino también las leches fermentadas y las probióticas.

 

Fuente: Mejor con Salud

Déjanos un comentario