Los trastornos del sueño suelen ser más frecuentes en mujeres que en hombres
Califica esta publicación

Los resultados publicdos en el Journal of Clinical Sleep Medicine detallan que en este caso son las mujeres las que suelen tener ser más propensas a tener dificultades para dormir y por consiguiente a la somnolencia diurna en comparación con los hombres. Esto provoca que durante las jornadas diurnas el sexo femenino presente más alteraciones relacionadas con la falta de descanso que el sexo masculino, síntomas muy conocidos como la sensación constante de cansancio, las faltas de memoria frecuentes así como la perdida de concentración a lo que se deben añadir los típicos síntomas depresivos. A estas conclusiones han llegado investigadores de la clínica del sueño australiana SleepGP, en Coolangatta.

«Hemos comprobado que las mujeres son más propensas a sufrir trastornos del sueño asociados con la somnolencia diurna», comentaba John Malouf, uno de los autores del estudio. «Es probable que también se sientan más afectadas a causa de sus síntomas.»

Pero el estudio no se queda ahí, incluye un segundo resultado en los trabajos realizados, revelando por ejemplo que el ronquido de los varones es uno de los detonantes de la separación de habitaciones a la hora de dormir los cónyugues o miembros de la pareja en contrapartida a si la persona que ronca es ella.

¿Que efectos tienen en el día a día estas alteraciones?

El estudio comenzó con una investigación en la que los autores realizaron un repaso o revisión de los historiales clínicos de un total de 744 pacientes sobre los cuales se habían realizado tratamientos debido a constantes trastornos del sueño.Estos pacientes provenían de clínicas privadas de Australia y el estudio se realizó durante dos años. El estudio refleja que los pacientes respondieron a una serie de preguntas y encuestas relacinadas con la Escala de Somnolencia de Stanford o preguntas relacionadas con el Impacto Funcional del Sueño. Así mismo se interesaron por las consecuencias o posibles síntomas provocados por esta falta de sueño o la somnolencia diurna, síntomas ya comentados como disminución de la memoria y concentración y otros como problemas con la pareja, depresión y dificultades para dormir por la noche.

«Lo que más nos sorprendió de los resultados fue que si bien los hombres y las mujeres tenían una edad similar, los síntomas y el efecto en sus vidas diferían de manera notable», señala Allegra Boccabella, coautora de la investigación. «No esperábamos que se dieran diferencias en distintos aspectos de la vida de las personas».

Según los autores, la comprensión de este estudio puede y de sus diferentes consecuencias según el sexo de los pacientes puede resultar muy útil de cara a tratar por los equipos médicos estos trastornos del sueño de manera más eficaz. «Si podemos identificar las formas en que la vida de los pacientes se ve afectada, podremos mejorar su tratamiento», afirma Boccabella.

Fuente: Academia Americana de Medicina del Sueño, vivirmejor

Déjanos un comentario