Sigue estos pasos para limpiar las tablas de cortar
Califica esta publicación

De madera o de plástico, las tablas de cortar son uno de los utensilios más utilizados en la cocina. Al ser la base para picar los diferentes alimentos, éstas se deben limpiar con cuidado para desinfectarlas de bacterias y así evitar la contaminación de las comidas. A continuación, cómo llevar a cabo esta simple tarea:

Las tablas de cortar por lo general son rectangulares pero las opciones más modernas vienen con formas ovaladas, cuadradas o de animales. Por esta razón, el primer paso para una correcta limpieza es remover todo tipo de restos de la tabla, especialmente los más menudos, como las hojas o migas. Esto se puede realizar con un paño o servilleta semi-húmeda.

El siguiente paso es lavar las tablas de cocina con agua caliente y jabón para desinfectarlas. Es recomendable hacerlo después de cada uso para evitar la proliferación de bacterias que se generan al manipular y cortar alimentos crudos. Se debe tener cuidado de limpiar bien ambas caras de la tabla, la más lisa y el lado poroso.

Después de enjuagarlas y secarlas bien –tratando de no dejar secciones húmedas– las tablas de cortar se pueden almacenar en un lugar seco y si el espacio lo facilita en posición vertical. Si se dejan horizontales, lo más probable es que se coloquen otros utensilios encima, lo que suma una nueva capa de gérmenes.

Consejos:

  • Es recomendable usar diferentes tablas de cortar según el tipo de alimentos, por ejemplo, una para pollo, una para pescados, otra para vegetales y otra para productos secos como el pan.
  • Cuando las tablas de cortar estén desgastadas, que se sienta al tacto la aspereza y la porosidad, deben cambiarse.
  • Aunque el material más común de las tablas de cortar es la madera, actualmente están disponibles otras fabricadas en silicona o resinas duras que son igual de resistentes y, según diversas opiniones, más higiénicas.

 

De madera o de plástico, las tablas de cortar son uno de los utensilios más utilizados en la cocina. Al ser la base para picar los diferentes alimentos, éstas se deben limpiar con cuidado para desinfectarlas de bacterias y así evitar la contaminación de las comidas. A continuación, cómo llevar a cabo esta simple tarea:

Las tablas de cortar por lo general son rectangulares pero las opciones más modernas vienen con formas ovaladas, cuadradas o de animales. Por esta razón, el primer paso para una correcta limpieza es remover todo tipo de restos de la tabla, especialmente los más menudos, como las hojas o migas. Esto se puede realizar con un paño o servilleta semi-húmeda.

El siguiente paso es lavar las tablas de cocina con agua caliente y jabón para desinfectarlas. Es recomendable hacerlo después de cada uso para evitar la proliferación de bacterias que se generan al manipular y cortar alimentos crudos. Se debe tener cuidado de limpiar bien ambas caras de la tabla, la más lisa y el lado poroso.

Después de enjuagarlas y secarlas bien –tratando de no dejar secciones húmedas– las tablas de cortar se pueden almacenar en un lugar seco y si el espacio lo facilita en posición vertical. Si se dejan horizontales, lo más probable es que se coloquen otros utensilios encima, lo que suma una nueva capa de gérmenes.

Consejos:

  • Es recomendable usar diferentes tablas de cortar según el tipo de alimentos, por ejemplo, una para pollo, una para pescados, otra para vegetales y otra para productos secos como el pan.
  • Cuando las tablas de cortar estén desgastadas, que se sienta al tacto la aspereza y la porosidad, deben cambiarse.
  • Aunque el material más común de las tablas de cortar es la madera, actualmente están disponibles otras fabricadas en silicona o resinas duras que son igual de resistentes y, según diversas opiniones, más higiénicas.

 

 

Vía: Eme de Mujer

Déjanos un comentario