La importancia de una salud de hierro
Califica esta publicación

Muchas veces nos obcecamos en problemas cotidianos que, con el paso del tiempo y pensándolo fríamente, no eran para tanto. Cualquier inquietud o preocupación tiene solución siempre y cuando contemos con una salud de hierro, el pilar para superar cualquier escollo y alcanzar todas las metas que nos propongamos.

Seguramente por el trasiego de la vida, que en muchas ocasiones nos hace vivir prácticamente por inercia y sin pensar las cosas dos veces, dejamos de lado algo tan importante para nuestro bienestar físico y emocional como es la salud. Si por algo destacamos los humanos es por darle una vital importancia a nimiedades que parecen montañas en su momento pero que con el paso del tiempo, y observándolo con perspectiva, resultan ser no más que un granito de arena.

En muchas ocasiones nos dedicamos a obviar algo tan fundamental como nuestra salud para dar prioridad a problemas cotidianos que normalmente suelen estar únicamente en nuestra cabeza. El cómo afrontarlos, en lugar de pensar cómo esquivarlos, es la clave para que no nos afecten. Problemas de índole económico, rencillas laborales con ciertos compañeros, disputas con amigos que en muchas ocasiones no dejan de ser meras pataletas fácilmente solucionables con un café mediante… son sólo algunos de los contratiempos a los que le dedicamos mucho tiempo innecesario.

Rodearse de expertos

Ahora bien, en cuanto sufrimos un catarro o una enfermedad, nuestras prioridades cambian por completo, pasando de ni pensar si quiera a preocuparse como es debido por nuestra salud, el pilar en el que debe sustentarse todo. Como suele decirse a menudo, la salud no tiene precio y cuidar nuestros hábitos de alimentación así como practicar deporte con asiduidad o realizar actividades que nos relajen o diviertan debería estar por encima de cualquier cosa. Las suscripciones en una plataforma de salud son una de las alternativas para quienes buscan orientación. Hacerse socio para recibir consejos por parte de sus médicos y especialistas, así como disponer de entrenamientos adaptados para cuidar el cuerpo y la mente es algo que cada vez gana más adeptos.

Y es que algunas de las claves para disponer de una buena salud no requieren de un sacrificio extremo. Es más, muchas veces es cuestión de sentido común. Incluir en nuestra dieta, por ejemplo, frutas y vegetales y consumirlos día a día aporta a nuestro organismo una gran variedad de nutrientes, vitaminas o minerales, además de escasas calorías, que ayudan a afrontar de otra manera el día a día. Comer unas cinco piezas de fruta o verdura cada día es beneficioso para nuestra salud, como también lo es no abusar de la comida ‘chatarra’. Se le llama así a las frituras, a la comida precocinada, a los alimentos azucarados, salados o con exceso en grasas saturadas.

Informarse bien es la clave

Si bien es cierto que ingerir este tipo de alimentos de forma esporádica no es negativo, la verdad es también que este tipo de alimentos únicamente aportan grasas nada saludables para el organismo. Para evitar las enfermedades cardiovasculares, así como para la obesidad y el aumento de peso, este tipo de alimentos son contraindicados. En temas de salud e información médica, es importante saber siempre qué es óptimo y qué no lo es para poder mejorar. Especialistas titulados de salud pueden ayudar en este cometido, aconsejando y arrojando luz a todas las dudas que nos podemos plantear.

De lo que no cabe duda es que para evitar ciertas complicaciones en nuestro organismo, para sentirnos mejor cada día y plantarle cara a los objetivos no debemos caer en ciertos vicios que, además de costosos para nuestro bolsillo, lo son y de qué manera para nuestro cuerpo. Fumar y beber alcohol son dos claros ejemplos de ello, ya que dañan la salud y a su vez provocan enfermedades graves. Es obvio que si te gusta hacer deporte a menudo, o decides incluirlo en tus hábitos, deberás dejar de inhalar ese cigarrillo que te quita, sin que lo sepas, diez minutos de vida. Tanto para uno mismo como para quienes están a su alrededor, dejar de fumar es siempre una buena noticia.

Otro de los puntos a tener en cuenta es beber la suficiente cantidad de agua durante el día. Dejar las bebidas gaseosas, el alcohol en las comidas, y disfrutar del consumo de una bebida que sacia y que es la más barata. Lo que hace el agua es hidratarnos y con ello, mejorar sustancialmente el funcionamiento del organismo. También colabora a la hora de adelgazar y mejora el estado de la epidermis y del cabello.   Descansar como marcan los cánones, dormir entre siete u ocho horas diarias, también es beneficioso para la salud, pues es clave para realizar todo tipo de actividades, ya sean laborales o de ocio.

Hacer deporte, solo o en compañía… ¡de tu mascota!

El entretenimiento, despejar la mente, puede realizarse haciendo deporte o compartiendo actividades con otros. Es más, muchas personas que por diferentes motivos no pueden realizar ciertos ejercicios, optan por salir a caminar. Caminar una hora al día adelgaza y es algo que si se realiza con regularidad, nuestro cuerpo agradece. Buena prueba de ello son aquellos que salen con su perro a diario a pegarse una buena caminata. Es algo que también agradece la salud animal y que es ideal, a su vez, para cuidar de las mascotas. Las mascotas y su salud, así como la de su amo, se ve beneficiada al tiempo que se realiza una actividad no excesivamente exigente.

Tener una mascota puede servir de gran ayuda, como un aliciente extra, para no quedarse en casa de brazos cruzados y preocupado por algo que cuando suceda, no será para tanto. Son importantes los quehaceres cotidianos pero no lo son más que nuestra salud. Por ello, tratar de quitarle hierro a ciertos asuntos, disfrutar del día a día con los tuyos —familiares, amigos y mascotas— y mantener ciertos hábitos de vida saludables permitirán que cualquier piedra en el camino no sea más que una nueva prueba de fuego a superar, pero esta vez, con cabeza, salud y confianza en uno mismo.

Con información de: Panorama http://www.panorama.com.ve/bellezaysalud/La-importancia-de-una-salud-de-hierro-20170623-0094.html

Déjanos un comentario