La historia de Anton LaVey, el Papa Satánico
Califica esta publicación

Anton LaVey llegó a ser uno de los iconos más reconocidos y misteriosos del siglo XX. Se autodenominó como el Papa Negro y aseguraba tener poderes especiales.¿Quieres conocer un poco más sobre este enigmático personaje? Entonces continúa leyendo y descúbrelo.

La historia de  Anton LaVey, el Papa Satánico

Anton LaVey nació en Chigado, Illinois el 11 de Abril de 1930. Sus padres eran unos inmigrantes provenientes de Rusia y Ucrania. Poco tiempo después del nacimiento de LaVey, la familia se mudó a California. Durante su adolescencia LaVey abandonó sus estudios secundarios y se unió a un circo. En el circo, el joven se desempeñó en varios puestos de trabajo, primero como músico tocando el organillo y después llegó a ser domador de leones.

Después de su paso por el circo, el hombre trabajó en diferentes bares y locales nocturnos tocando el organillo. El siguiente paso en la vida de Anton fue determinante y dio inicio a la era de ocultismo que lo caracterizó tiempo después. El hombre comenzó a trabajar como fotógrafo para la policía de San Francisco y al parecer comenzó a ayudar a la misma a resolver los delitos con sus habilidades psíquicas.

Entre sus actuaciones como músico y sus supuestas habilidades psíquicas, LaVey fue ganando una notable fama y numerosas personalidades de la ciudad de San Francisco comenzaron a frecuentarlo. Fue así como cada viernes por la noche se realizaban reuniones esotéricas, mejor conocidas como el “círculo mágico”.

Los seguidores de LaVey fueron incrementándose y en más de una ocasión le propusieron crear su propia religión. Fue así como la noche del 30 de Abril de 1966, LaVey realizó un ritual y fundó la Iglesia de Satanás. También afirmó que se trataba del primer año de la era de Satanás y por supuesto se auto declaró el Papa Negro o Satánico.

La fama de LaVey aumentó aún más y muchas personas se unieron a su secta. LaVey comenzó a presidir funerales satánicos y también bautismos. Se dice que varios artistas lo seguían, como el caso del grupo Eagles y el director Roman Polanski, aunque estos hechos nunca han podido ser confirmados.

Pese a lo que pueda parecer, LaVey explicaba que la Iglesia de Satán no era una religión que hiciera sacrificios, sino que más bien se trataba de la rebelión a las demás religiones tradicionales. Se trataba de una filosofía que busca impulsar la independencia de pensamiento del hombre y no atemorizar a las demás personas.

LaVey falleció el 29 de Octubre de 1997. Sus restos fueron cremados y sus cenizas repartidas a partes iguales a todos sus herederos. La razón de esta curiosa decisión se debió a que supuestamente los restos de LaVey poseían un gran poder oculto.

 

 

Vía: Supercurioso

Déjanos un comentario