¿Debo contarle todo a mi pareja? ¿es saludable?
Califica esta publicación

Hay quien se queja de que su pareja “siempre le interroga” y hay quien se queja de que su pareja “nunca le cuenta nada”. Hoy vamos a hablar de esas parejas que fluyen sin mucho pensarlo en conversaciones en las que, a veces, preferiríamos no estar.

  • ¿Es que es necesario saberlo todo y contarlo todo para que exista confianza y apertura?
  • ¿Hay personas que aprenden a respetar a su pareja y pueden confiar y tener cercanía sin tener que torcerle la mano al otro para que confiese qué está pensando?

¿Qué es ser abierto en una relación?

  • Es el interés y disposición que tiene una persona para auto revelarse con su pareja
  • Es abrir con tu pareja algo que sucedió, algo que estás sintiendo o algo que estás pensando.
  • Anécdotas, sucesos del día, ideas, bromas que escuchaste, algo que viste, un chisme del que te enteraste.

¿Es lo mismo ser abierto que ser honesto?

  • La apertura implica contar la verdad sin que nadie te la pregunte.
  • Es contarle a tu pareja, por ejemplo, el encuentro que tuviste con un Ex al salir del trabajo esta tarde.
  • En este caso tu pareja ya decide que información le parece relevante o no.
  • No estás siendo abierto si omites este encuentro, a menos que realmente para ti haya sido tan irrelevante que no lo recuerdes.

La honestidad es decir la verdad, pero en respuesta al cuestionamiento de alguien más.

  • Puedes no contar algo a tu pareja porque pienses que no es de su incumbencia o que no le será relevante, aunque esta evaluación tuya podría no ser correcta.
  • Si no cuentas algo para evitar una potencial consecuencia negativa para ti entonces no estarías siendo honesto ni abierto.

¿Es lo mismo ser transparente?

  • No lo veo así. Hay ciertos pensamientos que son “borradores” o desahogos de sentimientos pasajeros y que muchas veces no tiene caso revelar al otro porque podrían descontextualizarse.
  • Como cuando un día que te enojas con tu jefe piensas en renunciar y dedicarte a viajar por el mundo y luego te acuerdas que tienes pareja e hijos.
  • Como cuando te enojas con tu pareja porque no te ayudó a buscar tus llaves cuando tenías más prisa y estás pensando en que un día que te necesite te la va a pagar.

¿Qué tan importante es la apertura en una relación?

  • Un estudio realizado en el año 2002 encontró que la apertura es una cualidad que atrae en las personas y otro del año 98 afirma que el proceso de escuchar y compartir favorece la intimidad en una relación. Ambas cosas cuando se ejecutan de manera recíproca.
  • Otro estudio publicado este 2016 en el Journal of Social and Personal Relationships, señala que las discrepancias en los estándares de apertura son una fuente de estrés en una relación de pareja.

Yo quiero saberlo todo. ¿Estoy mal?

  • Querer saberlo TODO es algo que puede resultar muy invasivo.
  • Si sientes que tu pareja no es tan abierta contigo quizá los estándares de ambos en cuanto a lo que significa ser abierto no son los mismos.
  • Del mismo modo que si sientes que tu pareja te quiere invadir o controlar lo que haces o hasta piensas.

¿No será más bien que tiendes a tener conductas controladoras?

  • Si eres de los que sospechan de todo, andan espiando continuamente y van “guardando” información para luego atar cabos, quizá eres una persona ansiosa.
  • Tu ansiedad puede venir disparada por conductas de tu pareja o simplemente por paranoias personales. En ambos casos es buena idea buscar ayuda profesional para ti.
  • Una persona puede ser abierta, pero en una relación sana no le puedes exigir transparencia total para que te muestre hasta cómo hace la digestión.

La apertura debe estar libre de coerción.

  • Lo que queremos es que nuestra pareja se siente cómoda contando lo que desee, no obligada en un interrogatorio infinito.

¿Qué es entonces lo normal?

  • La necesidad de apertura que se tenga va muy ligada al estilo de apego que se ha desarrollado.
  • Una persona con apego seguro estará mucho más conforme con el nivel de apertura que su pareja tenga.
  • Una persona con apego inseguro o ansioso, siempre querrá más información y más detalles.
  • Una persona con apego evitativo evitará ser abierto y no contará o compartirá mucho de su mundo interior.

Lo normal en una relación sana involucra:

  • Apertura, pero con derecho a la privacidad personal.
  • Un balance entre compartir y reservarse.
  • Interdependencia, pero con independencia de cada uno.

¿Y si mi pareja ha cambiado en su nivel de apertura hacia mí?

Si sientes que antes era más abierta y ahora ya no lo es:

  • Seguro pensarás que algo se trae entre manos, lo cual no es imposible, pero también puede ser que tu necesidad de información haya aumentado o que en el pasado, cuando te ha contado cosas, lejos de encontrar escucha y empatía en tí, se topa con críticas, regaños o “consejos” no solicitados.
  • Observa si haces esto y trata de escuchar y validar lo que te cuente tu pareja. Si sospechas que hay algo oculto, hazle saber tu preocupación y dale ejemplos concretos de eso.
  • Evita el “ya nunca me cuentas nada”
  • Mejor usa un: “siento que antes nos contábamos más cosas; por ejemplo, antes de acostarnos nos contábamos una anécdota de la oficina y ahora no se si es que estamos cansados, pero ya nos dormimos de volada”

Si sientes que ahora te presiona para que le cuentes cosas

  • Probablemente siente un distanciamiento en su relación. Aunque tú no lo percibas, si antes no cuestionaba tanto quizá ahora no siente tanta seguridad y necesita reafirmación de tu nivel de confianza o compromiso, por ejemplo.
  • En vez de alejarte o defenderte, trata de entender su necesidad, hazle saber que notas que eso está pasando y en vez de volverte más reservado, trata de ser más abierto para tranquilizar, sin que llegues a sentir que pierdes tu intimidad, por supuesto.

¿Entonces cómo le hacemos para mejorar esto?

  • Además de las recomendaciones que acabamos de dar, si hay conflicto ya entre Ustedes primero necesitan desescalar la tensión suspendiendo estas conductas:
  • Cuestionar, interrogar, castigar, distanciarse, condicionar.

Lo ideal es realizar dar un giro hacia una maniobra pro-relación:

Clarificar

  • Te pregunto que piensas hacer si esto no nos sale bien para saber que tienes en mente, estar los dos en sintonía y también poder pensar yo en soluciones alternas.
  • Reencuadrar
  • Si te pregunto si ya vienes no es para estarte checando, sino para saber a que hora sales y calcular tu llegada para no estar preocupado porque sé que vienes sola.

Disposición

  • Si tu pareja te lo ha pedido o hace reclamos por falta de apertura, trata de abrirte sólo un poco más. Contar un poco de tu día o de algo que tengas en mente.
  • Evita el temor de muchos de que si cuentan, al rato su pareja querrá saber más y más y más…
  • Si tu pareja te pide privacidad, respeta eso dentro de los límites razonables. Al final, todos tendremos pequeños secretos que nos querremos llevar a la tumba.

 

 

 

Vía: msn

Déjanos un comentario