¿Te has preguntado cuánto deberías ceder en el sexo?
Califica esta publicación

Llegar a un acuerdo entre pareja puede ser difícil, especialmente en las actividades sexuales. Desde aplicar la de ‘me duele la cabeza’, hasta probar algo nuevo, hay una línea muy delgada entre querer hacer feliz a tu pareja, y hacer lo correcto para ti.

El problema ocurre cuando uno de los dos sacrifica su propio placer por el de su compañero, lo cual podría provocar infelicidad a largo plazo.

Sé honesta: Si salir de tu zona de confort es algo que podría ayudarle a tu relación, tal vez sea bueno tomar el riesgo. En cambio, si provoca culpa y sientes que lo haces por obligación, da un paso hacia atrás. Digamos que él quiere intentar el sexo anal, pero a ti nunca te ha llamado la atención. Podrías ceder y ver la manera de disfrutarlo o elegir otra práctica que pueda satisfacer sus necesidades sexuales y te haga sentir cómoda. Si tú no quieres hacer lo que él, no deberías obligarte.

Dile que es lo que NUNCA harías: Sé firme y dale a conocer tus limitaciones. Si los límites son claros, será mucho más fácil ofrecer alternativas sin la necesidad de presionarte a satisfacer sus deseos. Cuando lleguen a un acuerdo, ambos podrán disfrutarlo.

Haz tu tarea: Si tu pareja quiere intentar algo que nunca habías escuchado, en lugar de decirle que NO, investiga un poco al respecto. ¿Y si termina llamándote la atención? Podría intrigarte, emocionarte y hasta darte más ideas. Pero si sucede lo contrario, tu chico sabrá que al menos hiciste el intento de conocer más al respecto.

Hazlo divertido: Tómense turnos para tomar la iniciativa en el sexo. Cuando te toque, podrías crear el ambiente que más te guste, cuando sea su turno, él podrá elegir el mejor momento para sí mismo. La idea es cambiar la concentración de ceder placer, para compartir la responsabilidad.

Pon una línea: ¿Y si tu chico no quiere respetar tus límites? Bueno… el cambio es difícil, y es entendible que se le complique. Aún así, no quieres estar con alguien que no pueda respetar tus límites. Si tú eres la que se la pasa cediendo, sería bueno reconsiderar la relación, porque por más feliz que seas ahorita, seguramente esta relación podría tener sus repercusiones a largo plazo.

 

 

Vía: Eme de Mujer

Déjanos un comentario