Consejos para lavar la ropita de tu bebé
Califica esta publicación

La piel del bebé es mucho más delicada y sensible que la del adulto, por eso, debemos tener sumo cuidado a la hora de lavarles la ropita, ya que algunos detergentes podrían generarles reacciones alérgicas, desagradables y difíciles de curar.

Además, deben tomarse ciertas medidas que te aseguren que la ropa de tu bebé quedará libre de bacterias, ya que durante los primeros meses son mas propensos a contagiar enfermedades.

En Eme de Mujer, te dejamos algunos consejos básicos para el correcto lavado de la ropa de tu bebé:

– Sepárala por colores: así evitarás que las prendas de color destiñan y estropeen a las más claras.

– Sepárala por el tipo de tejido: algunas prendas requieren mayor cuidado en el lavado, por ende, meterlas en la lavadora podría dañarlas por completo. Lo mejor es lavar las prendas de algodón en la lavadora, otros tipos de tela como organza, lana, tejidos, bordados. Debes ser lavadas a mano.

Es importante estar atenta a la información contenida en las etiquetas, ya que  indican el tipo de lavado, los productos y las pautas recomendables de secado y planchado.
La piel del bebé es mucho más delicada y sensible que la del adulto, por eso, debemos tener sumo cuidado a la hora de lavarles la ropita, ya que algunos detergentes podrían generarles reacciones alérgicas, desagradables y difíciles de curar.

Además, deben tomarse ciertas medidas que te aseguren que la ropa de tu bebé quedará libre de bacterias, ya que durante los primeros meses son mas propensos a contagiar enfermedades.

En Eme de Mujer, te dejamos algunos consejos básicos para el correcto lavado de la ropa de tu bebé:

– Sepárala por colores: así evitarás que las prendas de color destiñan y estropeen a las más claras.
– Sepárala por el tipo de tejido: algunas prendas requieren mayor cuidado en el lavado, por ende, meterlas en la lavadora podría dañarlas por completo. Lo mejor es lavar las prendas de algodón en la lavadora, otros tipos de tela como organza, lana, tejidos, bordados. Debes ser lavadas a mano.

Es importante estar atenta a la información contenida en las etiquetas, ya que indican el tipo de lavado, los productos y las pautas recomendables de secado y planchado.

– Asea todo aquello con lo que el bebe tenga contacto: no te limites solo a las prendas de vestir. Las sabanas, almohadas, protectores para la cuna, y peluches también deben ser lavados con frecuencia y precaución.

– Incluye solo su ropa en un ciclo de lavado: durante los primeros seis meses, es recomendable lavar la ropa del bebé de forma independiente a las prendas del resto de personas que habitan en el hogar. Esto es aconsejable sobre todo para evitar el contacto con suciedades extremas o productos peligrosos que puedan contener las otras ropas.

– Chequea la temperatura: esta debe ser siempre tibia. Es recomendable elegir el ciclo delicado, para evitar daños en las prendas.

Respecto al secado, puedes usar la secadora, esto elimina aquellas bacterias que puedan existir en la ropita del bebé. Sin embargo, como mencionamos anteriormente, debes ver las etiquetas para evitar que las prendas encojan.

Otra opción es dejar secar la ropa al sol sobre una toalla para que esta absorba la humedad, así las prendas no se estiran, ni se deforman.

– Retira las manchas difíciles: la ropa del bebé se mancha con frecuencia de heces, restos de comida o buches. En estos casos, es importante actuar rápido para que la mancha no se adhiera a la tela. Pon la prenda en remojo con un poco de jabón y restriega antes de meter a lavar, asegurándote que la mancha haya desaparecido.

– Selecciona el jabón adecuado: durante los primeros meses es recomendable utilizar un jabón específico para bebés. A partir de los seis meses se pueden introducir otros detergentes y aplicarlos primero sobre una única prenda para comprobar que no tiene ninguna reacción negativa sobre la piel del bebé.

 

 

Vía: Eme de Mujer

Déjanos un comentario