Conoce cuales son las enfermedades psicosomáticas
Califica esta publicación

La mente y el cuerpo tienen una relación muy estrecha y las enfermedades psicosomáticas son la mejor prueba de ello. Cuando no existe un buen manejo de las emociones y en la mente predominan los pensamientos ansiosos, temerosos y estresantes, pueden aparecer una serie de síntomas físicos que nos hacen pensar que estamos enfermos, pero en realidad no lo estamos. Si quieres saber más acerca de este interesante tema sigue leyendo este post de Eme de Mujer donde te explicamos qué son las enfermedades psicosomáticas. 

 

Enfermedades invisibles 

Las enfermedades psicosomáticas no son más que la representación física de problemas emocionales o psicológicos como la ansiedad, la depresión, el estrés y el miedo. Para entender este proceso hay que saber que somatizar significa transformar los problemas psíquicos en síntomas físicos involuntariamente. Entonces se puede decir que una persona está somatizando sus emociones cuando presenta una serie de síntomas que después de un chequeo médico no corresponden a ninguna enfermedad. Por eso a las enfermedades psicosomáticas se les llama enfermedades invisibles, porque la persona tiene los síntomas, pero no la enfermedad.

Las enfermedades psicosomáticas más comunes son el colon irritable, el infarto, el asma y la hipertensión. Sin embargo, la persona puede somatizar sus emociones a través de cualquier síntoma físico, es decir, no hay lesiones en órganos específicos o síntomas particulares que determinen una enfermedad psicosomática.

Sin embargo existen algunos síntomas que son comunes entre las personas con enfermedades psicosomáticas: dolor de pecho, dolor en las articulaciones, mareos, vértigo, gases estomacales, dificultad para respirar, taquicardia, náuseas y dolor de espalda.

Cómo se tratan las enfermedades psicosomáticas

El tratamiento de la enfermedad psicosomática consiste en controlar la emoción negativa o el desorden psicológico que está produciendo la somatización para así calmar los síntomas físicos. Lo más recomendable es que la persona acuda a terapia psicológica para que encuentre la raíz de su problema, porque suele suceder que muchas personas están atravesando un trastorno psicosomático y ni siquiera saben cuál es el factor mental que lo está causando. Por ejemplo, Alicia comenzó a experimentar brotes de alergia en toda su piel y tras visitar tres médicos que no encontraron ninguna anomalía, fue el psicólogo quien le explicó que su alergia era producto del estrés crónico que le producía la inseguridad y la violencia que se vive en su país.

Como Alicia, cuyo nombre es ficticio, existen muchas personas que van por la vida enfermándose invisiblemente sin saber que la verdadera causa de sus síntomas está en su mente. El tratamiento ideal para los trastornos psicosomáticos es escuchar al paciente, dejar que este hable, drene, saque sus emociones y desahogue toda la negatividad que se está reflejando en su cuerpo. Hay pacientes que en lugar del psicólogo necesitarán supervisión psiquiátrica cuando la enfermedad psicosomática es producto de un trastorno de ansiedad o depresión, los cuales necesitan ser tratados con medicamentos.

La idea es que la persona encuentre en terapia las herramientas necesarias para aprender a superar los miedos y enfrentar los problemas. En la mayoría de los casos se recomienda que la persona comience a realizar ejercicio como la mejor alternativa para drenar sus emociones y desconectar la mente. Disciplinas como el yoga y la lectura también son muy útiles en estos casos. Por lo general, cuando la persona comienza a asistir a terapia los síntomas físicos disminuyen.

¿Qué emociones pueden desencadenar una enfermedad psicosomática? 

Cualquier emoción negativa que no sea controlada de la manera correcta puede causar una enfermedad psicosomática. El estrés crónico, perder a un familiar, quedarse desempleado, emigrar, ser atracado y divorciarse son los desencadenantes más comunes de estas enfermedades.

*Calmarse más, enfermarse menos 

Según la clínica de la Ansiedad “De 1000 molestias sólo 4 se deben a enfermedades graves y 25% de las molestias físicas que podemos sentir se deben a causas psicológicas”.

 

 

Vía: Eme de Mujer

Déjanos un comentario