Cómo comenzar tu propio negocio cuando nadie confía en ti
Califica esta publicación

Quizás a ti te esté pasando esto ahora. Tu mayor sueño es crear tu propio negocio, pero tu familia, tus amigos, o tu pareja no te apoyan o te lo impiden.

1. Sigue tu pasión y deja las críticas a un lado

Te voy a pedir algo que en realidad te valdrá de lección para todos los aspectos de tu vida: no dejes que NADIE te diga lo que debes hacer con tu vida.

Si tu verdadera pasión en este mundo es iniciar un negocio propio, tan sólo HAZLO. No dejes que otros controlen tu vida.

No dejes que las críticas de los demás te afecten tanto que hagan que abandones tu idea de convertirte en emprendedor.

O peor aún: que te influencien para que montes un negocio que a ti ni siquiera te interesa sólo porque tus padres, tu marido o mujer, o tus amigos creen que ganarás más dinero con ello.

Todavía no conozco a ningún empresario que haya tenido éxito montando una compañía en la que no cree, en la que no le gusta lo que vende, o que simplemente la inició por ganar más dinero sin importarle el resto.

La clave para ser un emprendedor realmente exitoso es hacer lo que tú deseas, y seguir tu verdadera pasión.

Nunca pienses que tu idea de negocio es demasiado estúpida o loca como para no intentarlo.

Recuerda que a la mayoría de emprendedores exitosos que hoy generan millones con sus negocios también les llamaron locos en sus inicios, y nadie confiaba en ellos.

 

 

2. Da el paso y arriésgate

La vida es demasiado corta para desperdiciarla no tomando decisiones sólo porque te dan miedo o porque alguien no confía en ti.

A la única persona que realmente necesitas para triunfar y en la que confiar es a ti mismo.

Si tus instintos, tu intuición, o tu corazón te dicen que eso es lo que quieres hacer, lo que siempre has soñado conseguir, nada ni nadie deben impedirte alcanzar tus metas, ni siquiera tú mismo o tus temores.

¿Tienes miedo a fracasar? Todo el mundo lo tiene. Pero sólo los valientes que se atreven a cruzar el límite del fracaso son los que llegan hasta la meta.

Los que nunca lo intentan por temor a lo que pueda salir mal son aquellas personas que al final de sus vidas miran atrás, y se arrepienten de no haber pasado a la acción.

Además, el fracaso no es un estado permanente en la vida: si te caes, siempre puedes volver a levantarte.

Si fallas en algo, siempre existe una solución; y puedes aprender de esos errores para no cometerlos la siguiente vez.

Pero los que no arriesgan son los que nunca aprenderán y siempre se quedarán con la duda de “¿qué habría pasado si…?”. Así que no seas tú uno de ellos y lánzate.

 

 

3. Comprueba que tu idea es buena

¿Alguna vez te has parado a pensar que quienes no confían en ti puede que lo hagan porque no creen que tu idea de negocio sea buena?

Es cierto que mucha gente sólo te criticará porque tendrán envidia de ti o porque son personas negativas que no desean que otros triunfen.

Pero quizás la gente que te quiere, y que de verdad quieren apoyarte, vean algún fallo que tú no puedes ver en tu idea, y por eso no confían del todo en ello.

Por eso esta es una de las primeras reglas de oro para ser un emprendedor exitoso: comprobar si tu proyecto tiene futuro o no.

Quizás a ti un nuevo accesorio para celular que te costará $300 fabricar y vender por $500 para sacar beneficios te parezca algo revolucionario. Pero ¿realmente alguien lo comprará?

Debes investigar bien si en el mercado donde quieres vender tu producto o servicio hay un nicho para ello, si hay clientes dispuestos a comprar, a pagar ese precio, qué otros competidores existen…

Crea un estudio de mercado lo más detallado posible para ver si tu idea es buena o tienes que corregir algunos errores.

Y cuando la hayas validado, sabrás al 100% que puedes tener éxito con ella, y los que te quieren y desean apoyarte, pero no confían en ti, podrán ver que tu idea no era tan loca como creían.

 

 

4. Persiste y no te rindas

La perseverancia es la puerta que te llevará realmente al éxito. Siento decirte esto, pero si al primer obstáculo que encuentras te rindes, nunca llegarás muy lejos.

Si los demás no confían en ti, y eso hace que tú te paralices, te pasarás la vida sin intentar nada y te quedarás en el mismo lugar para siempre.

Si dejas que excusas estúpidas como “no tengo tiempo, no tengo dinero, nadie me apoya, no sé hacerlo, tengo miedo de fracasar…” se apoderen de ti, nunca alcanzarás tus metas.

Muchas veces, en mis otros artículos, te he contado que mi primer negocio casi me dejó arruinado. Es cierto que estuve a punto de rendirme y volver a un trabajo que odiaba.

Pero en vez de eso decidí aprender de mis errores y volver a intentarlo.

Y es gracias a esa voluntad, a ese querer superarme a lo que hoy puedo estar hablando aquí contigo y tener mis negocios con los que soy independiente, vivo según mis propias normas, y nadie me tiene que decir cuánto puedo o no puedo ganar cada mes.

Piénsalo bien: ¿prefieres rendirte y ser un esclavo de otros toda tu vida? ¿O prefieres insistir y lograr la dulce recompensa de ser tu propio jefe?

 

 

5. Aprende: el conocimiento es poder

Seguir aprendiendo y desarrollando tu curiosidad es lo que te permitirá ser más independiente, tener más confianza y seguridad en ti, y adquirir nuevas habilidades que te lleven a lo más alto.

El conocimiento hará que sepas tomar las decisiones correctas incluso cuando los demás te están impidiendo hacerlo, y tu fortaleza mental aumentará para afrontar cualquier reto que se te presente.

Seguro que conoces a alguna de esas personas que siempre dicen “no, a mí no me hace falta saber esto” y que, por regla general, no han llegado (ni llegarán) muy lejos en sus vidas.

Por eso, para ser un emprendedor exitoso, es necesario que estés en constante aprendizaje.

 

 

6. Ten paciencia: tu éxito llegará

Tener paciencia es uno de los principales requisitos que se necesitan para triunfar en cualquier tarea. Pero para ser emprendedor es aún más importante.

Al iniciar un negocio te encontrarás algunos obstáculos en el camino. Pero si perseveras en ello, y no te rindes, tu éxito llegará más pronto que tarde.

En los momentos en que las personas de tu alrededor te digan que nunca llegarás a tu meta es cuandomás paciencia debes tener. A ellas no debes darles ninguna explicación porque en la mayoría de casos ni siquiera se la merecerán.

Pero tú debes comprender que un emprendimiento no se construye de la noche a la mañana.

Es más como una planta a la que hay que regar, esforzarse en cuidar, y con el tiempo dará unos frutos maravillosos de los que tú puedas disfrutar.

 

 

 

7. Acepta opiniones, pero no dejes que te influyan

En los negocios, cuando alguien cercano a ti no confía en que inicies tu propio emprendimiento, primero te criticará para que no lo hagas.

Pero cuando vea que no puede convencerte tratará de que cambies de opinión de una manera sutil dándote consejos. A mí me pasó así.

En estos casos puedes escuchar las opiniones de los demás y, si tienen algún punto de vista interesante, considerarlas.

Pero nunca dejes que esos comentarios te influyan de gran manera en tus decisiones.

Si quieres crear un negocio es porque quieres ser independiente, ser tu propio jefe, y no lo haces para que otros te digan lo que puedes o no puedes hacer.

Así que ten mucho cuidado con esas opiniones que parecen tener buena intención, pero que en realidad intentan apartarte de tu proyecto, porque podrían ser la catástrofe para el emprendimiento que tratas de iniciar.

 

 

Ser emprendedor no es sencillo cuando otros (sobre todo tus seres queridos) no te apoyan ni creen en ti al 100%.

Pero recuerda siempre esto: es TU vida, son TUS decisiones, y eres tú quien debe tener el control sobre ello y creer en ti para lograr lo que siempre has soñado.

 

 

Vía: Gananci

Déjanos un comentario