8 Recomendaciones para no sentirte estancado en tu trabajo
Califica esta publicación

Muchas personas llevan tiempo en un mismo puesto de trabajo y llega un momento en sus vidas en que se sienten estancados. Eso no les hace feliz y lo peor de todo es que no saben cómo salir de esa situación.

Pueden ocurrir dos cosas: que alguien no tenga claro hacia dónde se quiere dirigir en su carrera o que no tenga posibilidad de ascender en su trabajo. Eso le producirá un sentimiento de frustración a la larga y poco a poco irá perdiendo motivación en su puesto de trabajo.

Síntomas Para Saber Que Estoy Estancado

Si detectas estos síntomas en tu vida, es muy probable que te encuentres estancado:

  • No encuentras motivación para levantarte por las mañanas e ir a trabajar
  • No eres productivo en tu trabajo y pasas la mayor parte del tiempo pensando en cosas triviales
  • No te relacionas con tus compañeros
  • Tienes problemas personales
  • Te llevas mal con tu jefe o superiores
  • No se reconoce tu trabajo
  • Salario bajo

Todas estas cuestiones, si se alargan en el tiempo, son importantes que las tengas en cuenta, ya que estar estancado en uno mismo ya es un problema en sí, y está en juego tu puesto de trabajo.

Consejos Para Salir Del Estancamiento

1. Huye De La Zona De Confort

La zona de confort es aquella zona en la que nos sentimos seguros, pero de la que nos cuesta salir porque tenemos miedo a hacer cosas nuevas o a vivir experiencias desconocidas.

Cuando tenemos un trabajo y nos acostumbramos a él, nos preguntamos si puede ser el trabajo de nuestra vida, pero podemos llegar a un punto en el que nos demos cuenta de que no nos llena.

Es entonces cuando queremos salir de esa zona de confort, pero hay algo que nos frena.

¿Puede ser miedo al fracaso, a ser señalado por alguien, a defraudar a la familia?

Mi consejo es que nos propongamos pequeños retos como vivir algo desafiante, cambiar pequeños hábitos rutinarios, buscar nuevos retos constantemente y no rendirnos nunca, la persistencia es la clave del éxito.

2. Planifica Tus Objetivos Y Decide Hasta Donde Estás Dispuesto A Llegar

¿Eres de esas personas que te pasas la vida esperando que lleguen las vacaciones, los puentes y los fines de semana?

Si piensas así, ¿no crees que estás desperdiciando tu tiempo y tu vida?

Averigua qué es lo que te hace feliz, qué te satisface y te gusta, y dedícate a ello.

No seas impulsivo, esta es una decisión que requiere de tiempo para organizar tu trayectoria profesional, siempre en línea, por supuesto, con tus intereses y valores.

Además, deberás pensar cuáles son tus metas y qué significa el éxito profesional  para ti, ¿hasta dónde estarías dispuesto a llegar?

Esto es muy importante si queremos empezar a crecer tanto personal como profesionalmente.

Si no sabemos hacia dónde dirigirnos, difícilmente podremos salir de ese estancamiento y aceptaremos trabajos que no nos llena o seguiremos en ese trabajo que nos resulta tan cómodo.

3. Cuál Es Tu Punto De Inicio

Cuando queremos realizar un cambio, debemos analizar desde donde partimos, es decir con qué contamos: habilidades, fortalezas, debilidades, contactos, experiencia…

Cuando tomemos conciencia de lo que tenemos, será el momento perfecto para deducir qué es lo que nos falta y trabajar en ello.

4. Aprendizaje Continuo

En relación con el punto anterior, el aprendizaje continuo es esencial para seguir creciendo.

Estar al día de las novedades, de las nuevas tecnologías y reciclar algunos conocimientos es vital para abrirte a nuevas oportunidades.

5. Amplía Tu Red De Contactos

Tener contactos, tanto dentro como fuera de la empresa, nos ayudará a tener más oportunidades en el mundo laboral.

Además, quizás ese contacto que conocimos en un networking y que agregamos a LinkedIn, podría ayudarnos en nuestro futuro proyecto.

6. Ten A Mano Un Plan De Emergencia

Tener un plan de emergencias, en caso de dudas y miedos, nos ayudará a seguir el plan establecido que fijamos en un primer momento.

Este nos ayudará a saber por dónde seguir y a no desviarnos.

7. No Tengas Miedo A Equivocarte

Descubramos qué es realmente lo que nos da miedo y qué hacer para superarlo.

Lo que no debemos hacer nunca es rendirnos, esa será la única equivocación que cometamos porque siempre nos quedará la duda de haberlo conseguido.

8. Da El Primer Paso

Sin duda, el primer paso es el más difícil, da miedo, pero las cosas no cambian hasta que no actuamos.

Lo importante es controlar nuestras emociones, que el pánico no nos bloquee, y seguir un plan para llegar a nuestros objetivos.

Cuando empecemos a dar los primeros pasos veremos que no era para tanto y que aún nos queda por mostrar mucho potencial.

Si te sientes estancado, a veces lo correcto es cambiar de trabajo o de trayectoria profesional, y eso como sabéis da mucha inseguridad, sobre todo porque estás en una zona de comodidad de la que te cuesta salir.

Pero, está en tu mano seguir con tu rutina y acabar quemado, o retarte.

 

Vía: Sebas Celis

Déjanos un comentario