6 remedios caseros para deshacerte de los callos
Califica esta publicación

Los callos son una afección de la piel que se caracteriza por la formación de una dureza debido a la continua fricción, presión o irritación.

La mayoría de las veces se desarrollan en los pies, aunque también pueden darse en las manos cuando se realiza alguna actividad que implique el contacto directo con la piel.

Su aparición también puede deberse a la falta de humedad en la zona, el uso de zapatos ajustados y las deformidades en los pies.

Por otro lado, los pacientes diagnosticados con diabetes o alguna afección circulatoria tienen una mayor tendencia a sufrirlos.

Si bien muy rara vez llegan a ser dolorosos, quienes los padecen buscan eliminarlos porque son antiestéticos y pueden causar incomodidad al usar cierto tipo de calzado.

Por fortuna, existen muchos tratamientos naturales que ayudan a ablandar la piel antes de que la callosidad pase a ser un problema mayor.

A continuación queremos revelar los 6 más eficaces para que actúes de forma oportuna ante la primera señal de aparición.

¡Apunta!

1. Bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

El bicarbonato de sodio es un exfoliante natural que contribuye a reducir la presencia de células muertas en los pies.

Su poder antifúngico elimina los hongos que causan el pie de atleta y su acción antiinflamatoria reduce el tamaño de los callos.

Necesitas:

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • 1 piedra pómez
  • Agua caliente (la necesaria)

¿Qué debes hacer?

  • Pon a calentar el agua hasta que llegue a una temperatura soportable para tus pies y viértela en un cuenco grande.
  • A continuación, agrega las cucharadas de bicarbonato de sodio y sumerge los pies durante 10 minutos.
  • Pasado este tiempo, frótalos con una piedra pómez y enjuaga.
  • Repite el mismo procedimiento como mínimo tres veces a la semana.

 

2. Aspirina

Uno de los usos alternativos de la aspirina es como agente para suavizar la piel endurecida que forma las callosidades.

Sus compuestos antiinflamatorios reducen el tamaño del callo y ablandan la piel afectada.

¿Qué necesitas?

  • 6 aspirinas
  • ½ cucharadita de jugo de limón (2,5 ml)
  • ½ cucharadita de agua (2,5 ml)
  • 1 bolsa de plástico

¿Qué debes hacer?

  • Tritura las aspirinas hasta obtener un polvo fino y mézclalo con el jugo de limón y el agua.
  • Frota la pasta sobre la zona afectada y cúbrela con una bolsa de plástico.
  • Deja que actúe 10 minutos y enjuaga con agua tibia.
  • Usa una lima para raspar las células muertas y repite su uso todos los días.

 

3. Limón

limones-talones
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Tanto el jugo de limón como su cáscara son útiles en el tratamiento alternativo para eliminar los callos en las manos y los pies.

Gracias a sus propiedades impiden que la piel se agriete y desarrolle infecciones.

¿Qué necesitas?

  • 1 cáscara de limón
  • 1 vendaje
  • El jugo de un limón

¿Qué debes hacer?

  • Pon una cáscara de limón sobre el callo, cúbrela con el vendaje y déjala actuar toda la noche.
  • Al día siguiente, cambia la cáscara por una fresca y repite el procedimiento varios días.
  • También puedes aplicar jugo de limón recién exprimido sobre el área afectada para una óptima recuperación.

 

4. Cebolla

Gracias a sus propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias la cebolla se puede aprovechar como remedio casero contra las callosidades que se forman en los pies.

¿Qué necesitas?

  • 1 rodaja de cebolla
  • 1 cucharadita de jugo de limón (5 ml)
  • 1 cucharadita de sal (5 g)
  • 1 vendaje adhesivo

¿Qué debes hacer?

  • Corta una rodaja gruesa de cebolla y aplícale un poco de jugo de limón y sal.
  • Ponla sobre el callo, fíjala con un vendaje adhesivo y déjala actuar toda la noche.
  • Repite el tratamiento durante una semana y compleméntalo con el uso de piedra pómez.

 

5. Aceite de ricino

aceite-ricino
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

El aceite de ricino tiene propiedades hidratantes y reconstructivas que ayudan a reducir el tamaño de las durezas en las manos y pies.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de ricino (15 g)
  • 1 vendaje adhesivo

¿Qué debes hacer?

  • Tras sumergir los pies en agua caliente con vinagre durante 10 minutos, humedece el callo con aceite de ricino y cúbrelo con un vendaje.
  • Repite su uso todos los días hasta que el callo desaparezca.

 

6. Manzanilla

El efecto emoliente y calmante de la manzanilla disminuye la fricción que se produce en la piel debido a la formación de callos.

¿Qué necesitas?

  • 3 cucharadas de manzanilla (30 g)
  • 1 litro de agua
  • 1 diente de ajo

¿Qué debes hacer?

  • Pon a hervir tres cucharadas de manzanilla en un litro de agua y, antes de que llegue a ebullición, agrégale un diente de ajo triturado.
  • Déjalo a fuego mínimo un par de minutos, filtra el líquido y échalo en una bañera.
  • Agrega agua fría para regular la temperatura y sumerge los pies durante 20 minutos.
  • Repite el tratamiento tres veces a la semana para lograr buenos resultados.

Recuerda que en todos los casos debes procurar usar un calzado cómodo y transpirable para acelerar la recuperación de la piel.

Sé paciente para observar los efectos, ya que ninguno de los remedios citados da resultados inmediatos.

 

 

Vía: Mejor con Salud

Déjanos un comentario