5 Cosas que tus pezones están tratando de decirte
Califica esta publicación

¿Has pensado en tus pezones últimamente? Aparte de las últimas incursiones en las noticias sobre la campaña del pezón libre, las mujeres a menudo no prestan mucha atención a estas partes sensibles de su cuerpo. Son una de nuestras zonas erógenas,y forman parte del mismo conjunto de señales de excitación al cerebro como el cuello uterino, la vagina y el clítoris. Se pone mucha atención en ellos, también durante el embarazo, en gran parte debido a que empiecen a hacer las cosas misteriosas como irritarse u oscurecerse, pero se merecen un poco de amor el resto del tiempo también, porque nuestros pezones en realidad nos pueden decir mucho sobre nuestra salud.

5 Cosas que tus pezones quieren que sepas

Y no, no hay necesidad de preocupación si los tuyos están caídos, son pronunciados, pequeños, grandes, peludos, o lo que sea. La verdadera razón para que debes prestar atención a tus pezones es si de repente cambian de alguna manera: producen algo diferente, cambian de forma, se hieren, o te provocan dolor o picazón. Entonces tendrás que jugar a los detectives con los pezones, algo que suena como una gran diversión, pero probablemente no lo sea. Así que la próxima vez que tus pezones hagan algo inexplicable, agarra esta guía, no te asustes, y trata de comprender qué están tratando de decirte:

1. “…que puedes estar embarazada”

El dolor en la zona del pezón es uno de los más claros signos de la medicina popular de que estás embarazada. Pero, lo más importante, no van a ser sólo los pezones los que interponen dolor: será todo el tejido de ambos senos. El tejido en esta parte de tu cuerpo es muy sensible a los cambios hormonales y el embarazo es una de las mayores agitaciones que el sistema hormonal de tu cuerpo siempre va a tener. Dicho esto, también es posible que sólo estés menstruando o a punto de que llegue tu período. Así que no, los pezones no garantizan que estés embarazada. Orinar en un palito sí.

2. “…que estamos infectados”

Sí, si contraes la candidiasis de pezones, puede doler como las llamas. Las infecciones del pezón son más comunes de lo que se piensa, sobre todo si la piel de estos ya está agrietada o vulnerable. Se observa con mayor frecuencia durante la lactancia, pero los pezones doloridos son una posible señal de que el pezón pueda estar infectado.

3. “…que no es necesario a flipar si nos ponemos más oscuros”

Si la única señal que has advertido alguna vez, es la de que tus pezones cambien de color, esto podría asustarte, pero no es una noticia terrible hablando en términos generales. Los pezones oscuros están relacionados con la fluctuación hormonal en tu cuerpo.Esta tiende a ser asociada con el embarazo, y, curiosamente, no se limita sólo a los pezones: la fluctuación hormonal y su oscurecimiento pueden ocurrir en todo el cuerpo. Tus pezones se oscurecen, al igual que tus pecas, lunares y otras áreas que ya son más oscuras que en cualquier otro lugar. Así que no te asustes.

4. “…que este sujetador no es bueno”

Los pezones son también zonas muy sensibles, por lo que el dolor puede ser debido a la irritación conocida como “pezón de basculador”. La fricción del sujetador con el pezón mientras te mueves puede provocar dolor, enrojecimiento y picazón. Las correcciones recomendadas son mejores sujetadores, y bálsamos como la vaselina que cubren la zona del pezón antes de ponernos el sujetador.

5. “…que este medicamento está causándonos una reacción”

Curiosamente, se sabe que algunos medicamentos psicológicos causan reacciones del pezón. Varios antidepresivos se han relacionado con la secreción del pezón, al igual que los antipsicóticos convencionales, algunos antihistamínicos, anfetaminas, hormonas y algunas variedades de la píldora.

Los pezones no son la ventana del alma, pero pueden ser bastante buenos indicadores de las condiciones particulares de la salud y los cambios en los senos y las hormonas.

 

 

 

Vía: Supercurioso

Déjanos un comentario