5 consejos para aprovechar al máximo una oficina pequeña
Califica esta publicación

Tener una pequeña oficina no debería ser un problema para ti. Cuando tenemos un espacio de trabajo limitado, toca ponerse manos a la obra para aprovechar la oficina al máximo.

¿Cómo podemos decorar nuestra oficina para que parezca más amplia? Y sobre todo, ¿cómo nos aseguramos su funcionalidad? ¿Cómo puede ayudarnos a mejorar nuestra productividad?

Pasamos infinidad de horas en nuestro lugar de trabajo. Por tanto, es indispensable optimizarlo al máximo para ser más productivos y rendimiento.

Además, reduciremos el estrés y disfrutaremos de nuestra oficina. Nuestro principal objetivo será integrar muebles y decoración que sean, fundamentalmente, prácticos y cómodos.

El reducido espacio no debería limitarnos en nuestra tarea, ya que con muebles funcionales y un poco de imaginación daremos respuesta a nuestras necesidades.

 

Cómo aprovechar al máximo una oficina pequeña en casa

 

1. La luz

Uno de los aspectos fundamentales será la luz, ya que tenemos que procurar lograr una iluminación óptima para nuestro despacho.

Lo ideal sería gozar de una buena luz natural, pero si los grandes ventanales brillan por su ausencia, podemos solucionar este aspecto colocando en el techo lámparas fluorescentes.

Con ellas ahorrarás el espacio extra que puedan ocupar las luminarias colgantes.

Siempre que sea posible apuesta por iluminación natural, pero si no es tu caso y acudes a lámparas artificiales, procura que éstas sean en color blanco, ya que aportarán más luz y harán menos daño a tu vista.

 

 

Además, puedes colocar pequeñas lámparas de mesa que aportan una iluminación extra a tu lugar de trabajo y son muy útiles para tareas habituales como el estudio y la lectura.

Ya sea artificial o natural, la luz es uno de los aspectos más importantes a la hora de organizar nuestro despacho.

Una cosa más, si puedes coloca tu mesa de trabajo y ordenador bajo una ventana. Aportará luz natural y promoverá tu creatividad. Eso sí, deberás tener cuidado de no distraerte en exceso.

 

2. El color de las paredes

Para las paredes, apuesta por colores neutros y claros como el blanco o el beige. De esta manera, lograremos un aspecto atemporal, luminoso y acogedor.

El color lo dejaremos para esos pequeños detalles decorativos.

Aún así, si prefieres apostar por unas paredes en las que reine el color, ahí va nuestro pequeño consejo: mientras los tonos azules y morados invitan a la creatividad, los colores como el amarillo o el naranja potencian nuestra energía y vitalidad, aunque también provocan cansancio.

¿Por qué color apostarías tú?

 

 

3. El mobiliario

En cuanto a los muebles, es importante que sean decorativos, pero más importancia tiene que sean funcionales y versátiles.

Procuraremos que el escritorio sea más largo que ancho, para que ocupe el menor espacio posible en nuestro despacho. Apuesta por muebles prácticos en los que podamos almacenar nuestras carpetas y documentos de la más organizada posible.

Un escritorio multiusos es una buena opción, ya que nos sirve de escritorio y aparador.

De tal manera que cuando acabe nuestra jornada laboral, no tengamos más que cerrar las puertas para dejar nuestro espacio de trabajo recogido. Además, lograremos dar una mayor sensación de amplitud al resto de la sala.

 

 

4. Una silla cómoda

¿Y qué sería de un escritorio sin una silla? ¡Es indispensable! Puedes apostar por un asiento en un color más vivo para que marque la diferencia, y pasemos de un despacho aburrido y monótono, a uno agradable y lleno de energía.

Pero sin duda, hay otros aspectos más importantes que el color, y que tendremos que tener en cuenta a la hora de escoger una silla para nuestro despacho.

Utilizar una silla poco adecuada puede acarrearnos importantes problemas de espalda, pero también puede afectar a otros aspectos de nuestra salud.

Es de vital importancia que nuestro asiento sea regulable en altura y pueda modificar su posición con respecto al respaldo, el cual deberá adaptarse a la perfección a la forma de nuestra espalda.

Lo ideal sería que nuestra silla contase con un reposabrazos cuyos brazos formen un ángulo de 90º y su base contase con ruedas para un desplazamiento más cómodo.

Recuerda que a lo largo de la jornada pasarás muchas horas en ella, así que deberás asegurarte de que sea cómoda y estable.

 

 

5. La organización y el almacenaje

Otro de los aspectos que debemos tener en cuenta son todos aquellos elementos que nos ayudan en laorganización y almacenaje de nuestros documentos, carpetas y libros.

Las estanterías y archivadores serán de gran utilidad para tenerlo todo a mano y sobre todo, organizado.

Para que tu trabajo sea más llevadero y, sobre todo, productivo, tu oficina deberá estar organizada.

 

 

Además de todos estos consejos, tendrás que poner un poco de tu parte. Procura mantener a diario tu lugar de trabajo ordenado y evita elementos innecesarios, ya que cuanto más abarrotado esté nuestro espacio, más reducido parecerá.

Eso sí, no está mal incluir algunos elementos que te inspiren en tu tarea y no te distraigan en exceso.

Algún cuadro o pequeña planta son ideales y, además, aportan pequeños toques de color a la estancia.

Otra buena opción es la de colocar un calendario en la pared donde tener todas las fechas importantes a la vista, y te ayudará a organizarte más y mejor.

Ahora te toca a ti poner todos estos consejos en marcha. ¡Mucha suerte!

 

 

Vía: Gananci

Déjanos un comentario