3 posibles causas por las que se te hinchan los pies
Califica esta publicación

Los edemas asociados a la circulación sanguínea pueden surgir por varias causas y, aunque suelen tener una rápida vuelta a la normalidad, es mejor consultar al médico si se producen con frecuencia, ya que en la madurez pueden ser síntomas de alguna alteración renal o cardíaca.

1. Por el calor. Al llegar el verano es muy fácil que sintamos que tras una caminata nos pesan las piernas, se nos hinchan los pies y tenemos algún calambre. Esto ocurre normalmente por el calor. Este tipo de edema surge por una vasodilatación venosa. Las venas se ensanchan y se acumula sangre. En ese momento sueltan un líquido compuesto por agua y sales que queda entre las venas y la piel. Esto produce la hinchazón por calor.

Si además llevas un calcetín o media ajustado, tienes varices, has estado inmóvil mucho tiempo (como ocurre cuando viajas en avión) o por el contrario has estado de pie mucho rato la propensión a sufrir hinchazón en tus extremidades inferiores es mayor.

2. Si has tenido varios embarazos, este puede ser un motivo por el que se te hinchan los pies. Aunque seas una mujer completamente sana, el hecho de haber estado embarazada varias veces te hace propensa a sufrir ese tipo de edema. Esto ocurre porque tu sistema venoso ha estado sobrecargado. Esto ocurre también a las personas con sobrepeso o cuando nos hacemos mayores.

En algunas etapas del ciclo menstrual o por algunas medicaciones que contienen estrógenos podemos notar esa molesta hinchazón; así como también algunos antidepresivos o medicaciones para la presión arterial o circulación, la pueden producir.

3. Por causas médicas más complejas. Como hemos dicho el tener exceso de líquidos en el cuerpo, que puede verse en la hinchazón de los pies, puede deberse a algúnproblema cardíaco, renal, una tromboflevitis o por un problema en la circulación sanguínea en los ganglios linfáticos -de la ingle generalmente- . Es imprescindible consultar al médico.

Para prevenir que se te hinchen los pies, los médicos aconsejan llevar una dieta baja en sal, no vestir prendas que nos compriman -como cinturones, medias o calcetines apretados- y hacer un poco de ejercicio. Si nos ocurre en verano por efecto del calor, la inmersión de las extremidades en agua fría o ponernos unos paños fríos ayudará a aliviarnos. Si el edema es de tipo postural, como cuando se viaja, dormir con los pies sobre un almohadón también nos ayudará.

 

 

Vía: Super Curioso

Déjanos un comentario