Cuando la religión ‘mancha’ la pelota

Francisco I lanza bendiciones, hasta que su mirada se cruza con una playera azul y oro. Sonríe y dibuja con sus dedos meñique, anular y medio, un tres y luego con el pulgar e índice un cero: 3-0, el marcador co...