La triste historia del hombre que murió de hipo

«Mi vecino de Italia era un señor amable, sencillo, de pocas palabras pero las justas, que te saludaba (buon giorno) con su voz de tenor y las manos cruzadas a la espalda. Su presencia era necesaria y no solo p...