Tips para consentir su vagina y llevarla a las estrellas
Califica esta publicación

El sexo oral es el juego previo a la penetración, por lo tanto si no es agradable el resto de la experiencia podrá llegar a ser desde un desastre hasta motivo de un mal humor repentino. Presta atención a estos tips y suerte.

1.- Expectativa: Hazle saber que tu propósito es complacerla. Extiende el juego previo pero deja en claro que la ‘zona prometida’ es tu destino final. Puedes estimularla en la entrepierna con roces sutiles sobre la ropa o caricias breves. No vayas directo a la estimulación vaginal, ¡deja que su deseo crezca!

2.- El primer contacto: Ya que el previo va por buen camino, mete la mano debajo de su ropa. Introduce tu mano con delicadeza y juega con su vagina y clítoris. No dejes de besarla o acariciarla en el resto del cuerpo, recuerda que NO es un botón de pánico.

3.- Besos y más besos: Su cuerpo te indicará que ya está lista para el siguiente paso. Despójala con seguridad de la ropa, bésala en la boca y comienza a bajar despacio, recorre toda su piel a besos, ella esperará a que te abalances sobre ella, pero deberás esperar. ¡Te lo pedirá a gritos!

4.- ¡A disfrutar! Cuando decidas que ya es momento, comienza despacio, besa, lame, muerde despacio, dando chance que ella disfrute cada una de estas acciones. Averigua si gusta de la estimulación en clítoris o vaginal, esto lo haces combinando la boca y los dedos. Puedes besar su vagina a la velocidad que ella te marque y estimular el clítoris con los dedos o viceversa, besar el clítoris e introducir tus dedos en la cavidad vaginal. ¡Tómate tu tiempo!

5.- La primera explosión: Si has seguido al pie de la letra cada uno de los pasos, tu chica deberá alcanzar uno o varios orgasmos antes de la penetración. Baja un poco la intensidad para que su meseta de placer tome un nuevo impulso.

6.- Temperaturas: Luego de un buen rato escuchando su placer, puedes tomar un poco de agua o poner un hielo en tu boca o un caramelo de menta. Otra ronda con una temperatura diferente la dejará sorprendida.

7.- Relajación: Luego de la intensa sesión de sexo oral puedes consentirla con un masaje. Utiliza aceites aromáticos de preferencia y usa todo tu cuerpo (no solo las manos) para estimular su piel. Colócala sobre la cama, boca abajo. Ponte sobre ella y comienza el masaje por los hombros y cuello, baja despacio por la espalda y brazos, dedícale tiempo a sus glúteos y piernas. La tensión acumulada por los primeros orgasmos se verá reducida y estará lista para otro round.

8.- Penetración: Ya en el masaje, aprovecha también para estimular otra vez la zona vaginal. De manera muy sutil, recuerda que se encuentra sensible. Cuando comience a mover la cadera ¡será la señal para entrar! Entra despacio y tómala fuerte de la cintura.

9.-Estimulación posterior: Luego de esta tormenta de emociones, ambos quedarán más que satisfechos. Aprovecha que todo su cuerpo es una terminal nerviosa y acaricia suavemente su espalda y cuello. Utiliza también tu respiración agitada y acércate a su oído. Escucharte tan complacido como ella la pondrá a la espera para el siguiente encuentro.

10.- Miradas que hablan: Sea cual sea la posición que elijan, busca siempre el contacto visual y la cercanía de su cuerpo con tu pecho. El sincronizar miradas, respiración y latidos hará que la sesión se torne más íntima y especial.

¿Listos para disfrutar?

Déjanos un comentario