¿Qué ocurre cuando perdonas una infidelidad?
Califica esta publicación

Si todas las parejas rompieran cuando una de las dos partes comete una infidelidad el porcentaje de casados descendería a marchas forzadas. Tener una aventura es algo muy común y hay muchos matrimonios que consiguen perdonarse y seguir adelante. Pero claro, no siempre es tan sencillo.

En un hilo de Reddit, cientos de personas a las que le pusieron los cuernos han contado lo que les ocurrió cuando decidieron perdonar a sus parejas infieles y continuar con la relación. La pregunta ha recabado más de 5.000 comentarios, que dan una idea bastante acertada de los diferentes escenarios que uno puede encontrarse al perdonar a su pareja, de la reconciliación plena al arrepentimiento absoluto.

“Me dejó por mi amigo y empezó a engañarle”

Un usuario cuenta que, tras decidir volver con su pareja, ésta le empezó a poner los cuernos con más frecuencia, hasta que le dejó por su mejor amigo. Tras esto, cuenta el dolorido esposo, empezó a engañarle también a él y cree que le va a tocar pasar por lo mismo.

No se trata, desde luego, de un caso aislado. Como explicó a ‘El Confidencial’ Mirem Larrazábal, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS), la atracción sexual se fomenta con el trato, por lo que las infidelidades no se suelen cometer con las personas desconocidas, sino con las más cercanas. La gente que engaña es proclive, además, a repetir su comportamiento en nuevas relaciones, por lo que ándate con ojo si les has levantado el novio a alguien y pretendes que te dure toda la vida.

“Intentó engañarme con su expareja”

Uno de las participantes en el hilo cuenta que dejó a su pareja cuando intentó engañarle con su ex. Trató de perdonarle, pero tras tres meses decidió que era incapaz de retomar la relación. Se enteró de lo ocurrido cuando encontró mensajes de la expareja de su novio pidiéndole que, por favor, dejara de engañarle. “Nunca conocí a su ex”, cuenta, “pero si hay algún tipo de premio a la solidaridad en general ella se lo merece”.

Esta historia sirve para ilustrar lo común que es que las personas tengan algún tipo de reencuentro con sus antiguas parejas, con las que es muy fácil ceder a la tentación. “Cuando antiguos amantes se encuentran, especialmente aquellos que nunca llegaron aconsumar su relación, tienen que realizar un gran esfuerzo consciente para controlar sus sentimientos y evitar volver a caer en la tentación”, explica la terapeuta Shirley P. Glass en su ensayo ‘Not Just Friends’ (Free Press). “Es difícil encontrarse sólo una vez y recordar tiempos mejores sin reavivar viejos sentimientos. Pensar que el amor por su pareja actual les parará no suele ser suficiente”.

La infidelidad genera en el engañado una desconfianza difícil de superar. (iStock)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

“Me volví un celoso maniático”

Perdonar a tu pareja puede ser sencillo pero más difícil es recuperar tu confianza en ella. Uno de los usuarios de Reddit cuenta cómo trató de perdonar a su pareja, pero fue incapaz de volver a creer en ella. “Intenté trabajarlo, pero nunca se me iba de la cabeza y me volví un celoso maniático”, explica. “Era horrible y acabó dejándome”.

La confianza es el pegamento de toda relación y es algo difícil de recuperar tras una infidelidad: se convierte en un privilegio que ha de ganarse gradualmente y sin margen de error. Existen parejas que son capaces de recuperar la confianza, pero no siempre se consigue y, en ese caso, la relación está abocada al fracaso.

“Seguimos juntos, pero soy incapaz de reconectar con él”, reconoce otra usuaria de Reddit. Aunque asegura que su marido se ha mostrado “abierto y solicito” desde entonces y ha admitido lo ocurrido, ella es incapaz de pasar página. “Cada vez que lo intento siento una especie de bloqueo físico que me impide reconectar”, asegura. “Supongo que será una forma de autoprotección”.

“Me siguió engañando con decenas de mujeres”

“Le perdoné la primera vez que me enteré de que me había engañado”, explica una chica. “Estaba borracho en la fiesta de Nochevieja y me contó que había besado a otra mujer. Así que pensé que no era para tanto”. Desde entonces se mantuvo con la mosca detrás de la oreja: “Siempre tuve la sensación de que me estaba engañando, pero no tenía ninguna prueba. Así que me intenté convencer a mi misma de que sólo había habido un pequeño incidente años atrás. Cortamos tres años después cuando supe que me había engañado con otras 30 mujeres”.

Lo cierto es que los infieles empedernidos no cesan en su actitud sólo porque les pillen en una ocasión concreta. “Una persona educada en el derecho a disfrutar, hedonista y egocéntrica será infiel durante toda su vida y con todas sus parejas porque no va a cambiar”, explicaba a El Confidencial el psicólogo clínico y sexólogo Esteban Cañamares. No es de extrañar que las personas narcisitas, que viven sólo para satisfacer su inmenso ego, son las más infieles y, a su vez, las más atractivas.

Los encuentros con antiguos amores pueden dar lugar a infidelidades inesperadas. (Corbis)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

“Volví con él y ahora estamos mejor que nunca”

Por suerte no todas las historias acaban mal. Una infidelidad puede darse por muchas causas y no siempre significa que nuestra relación primigenia esté condenada al fracaso. Habitualmente se cae en estos errores tras vivir situaciones de mala comunicación, problemas de intimidad, discusiones… Son, claro, una llamada de atención, la señal de que algo no va bien en nuestra relación, pero no tienen por qué acabar con ésta y, de hecho, pueden servir de revulsivo para solucionar nuestros problemas.

Varias de las confesiones en el hilo de Reddit van en esta lína: son personas que, tras perdonar a sus parejas y aceptar lo ocurrido, retomaron con éxito la relación. “Seis años después somos mil veces más felices que antes de que me engañara”, reconoce un usuario. “Fue algo que nos acercó”.

Aunque parezca algo excepcional en realidad no lo es. Según una encuesta reciente encargada por la página de encuentros extraconyugales Gleeden y elaborada por IPSOS, no obstante, más de la mitad de las personas declaran poder perdonar a su pareja si éste (o ésta) tuviese un desliz. Los hombres son más propensos: el 62% de ellos concederían el perdón, contra el 51% de las mujeres.

Esto no quiere decir que las cosas vayan a ir bien tras el perdón, pero en ocasiones ocurre. El adulterio puede influir positivamente en una relación, ya que abre la puerta a hablar honesta y profundamente sobre los intereses y pasiones sexuales de los miembros, más allá de los prejuicios iniciales que a veces existen en una pareja. El aburrimiento en lo que respecta al sexo es una de las razones más frecuentes por las que ponemos los cuernos a nuestras parejas y la infidelidad puede ayudarnos a trabajar por recuperar la pasión perdida.

Ser testigo de la infidelidad hace aún más difícil la reconciliación. (iStock)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Déjanos un comentario