Aprende cómo tener más y mejores orgasmos
Califica esta publicación

Aquí una guía para alcanzar diferentes tipos de orgasmos y vivir plenamente tu sexualidad. A disfrutar

Dile adiós a las relaciones sexuales poco satisfactorias. Gracias a la ciencia podemos conocer los tipos de orgasmos que podemos lograr y cómo hacerlo.

Según el Journal of Sexual Medicine existen dos tipos de orgasmos: aquellos que se producen estimulando de las diferentes partes del clítoris (interna y externamente) y aquel que reacciona por la estimulación del clítoris-vagina, es decir el sistema de nervios del clítoris que están involucrados en esta función.

Te lo explicamos a continuación:

Los orgasmos clitoridianos

Se trata de un orgasmo “localizado, agudo, explosivo y de corta duración”, según detalla un estudio publicado en la revista NeuroQuantology.

– El tip: Los logras usando posturas como la del “perrito” o de la “vaquera”. En estas podemos frotar el clítoris contra nuestra pareja. Lógicamente también se puede alcanzar mediante la masturbación.

Los orgasmos vaginales

Se sienten en todo el cuerpo y son más duraderos que los orgasmos clitoridianos. Se conocen también como orgasmos del punto G porque se alcanzan estimulando esa zona erógena ubicada en la pared frontal de vagina.

– El tip: Los logras a través de la penetración y se consigue con las posturas de “el misionero” (eso sí, con un ángulo correcto de entrada) o con la postura de “la mariposa”, la cual te permite una penetración más profunda. Esta última implica que la mujer se coloque boca arriba sobre una superficie más elevada.

Los orgasmos combinados, mixtos o gigantes

Estamos hablando de los orgasmos más perfectos porque en este caso se combina el vaginal y el clitoridiano en simultáneo. Según el estudio, hay casos de mujeres que demuestran que este tipo de orgasmo puede durar hasta 15 minutos y se siente en todo el cuerpo.
– El tip: Para lograrlos hace falta multiplicar el esfuerzo: la postura del misionero, que incluya la penetración vaginal y el roce del clítoris contra el pubis del hombre. También se logra con la pose de la “vaquera” en la que te colocas arriba de tu pareja para controlar el ritmo, la fricción y el ángulo de penetración.

Además, una investigación publicada en la revista Journal of Sexual Medicine, indica que cuanto más tiempo dure el encuentro sexual, más posibilidades tienes de alcanzar “el gran orgasmo”. Para que tanto tú como tu pareja disfruten, la idea es cambiar de posiciones y reorientar la penetración.

 

 

Vía: Eme de Mujer

Déjanos un comentario