Los 10 momentos sexuales más embarazosos
Califica esta publicación

En el sexo, la vergüenza desaparece para dejar paso a la lujuria y la pasión. Pero, a pesar de eso, estas situaciones bochornosas han conseguido que nuestra libido huya a un lugar mejor

1. Calambres musculares en el peor momento

Nuestro cerebro es malo y manifiesta su crueldad en forma de tirones o calambres cuando mejor lo estás pasando. Si quieres demostrar a tu pareja lo crack que eres en la cama, es un riesgo que debes correr.

2. La horrible imagen de tu culo

A menudo, cuando estamos en la cama, se nos ocurre pensar cómo se verá nuestras zonas íntimas en ese momento. Tranquilo, a no ser que la raza humana cuente con un tercer ojo (otro), nadie va a observar esa esperpéntica escena.

3. Sudor y más sudor

A no ser que sea excesivo, no hay de qué preocuparse. Estás haciendo ejercicio y tu cuerpo está excitado y pegado al de otra persona. ¡Es sexo!

4. Llevo veinte minutos para llegar al orgasmo

Hay muchas causas por las que el orgasmo no se consigue y, si nos frustramos u obsesionamos, nunca llegará. Relájate y disfruta.

5. Seguro que mi cara al llegar al clímax es horrible

Todas lo son. No hay nadie que no se vea como Benedict Cumberbatch chupando limones cuando, por fin, llega el orgasmo.

6. Darse cuenta que tu pareja está en trance

Cada persona es un mundo y, por ello, la forma de vivir el sexo es distinta para cada uno. A menos que deje de respirar o de moverse, puede que solo estuviera concentrada en gozar.

7. Oh, no me he depilado. ¿Se dará cuenta?

Normalmente, solemos adecentarnos antes de un encuentro sexual. Pero si éste ha sido fortuito o no te ha dado tiempo a hacerte la cera, no debes obsesionarte con ello. Si está contigo en la cama, es que no le importa tanto como tú crees.

8. Respirar y gritar demasiado fuerte

Como bien decíamos en el punto 3, es sexo. Es normal que tu respiración esté agitada, que se entrecorte y que tu boca se reseque. Si tus gritos son audibles desde el ático de tu edificio, es que tu chico lo está haciendo muy bien.

9. Ese pedo que amenaza con escaparse en cualquier momento

Arriba, abajo, te giras, embestidas. ¡Qué ajetreo! Si tienes gases o, simplemente, tu cuerpo necesita expulsar esa flatulencia, te aconsejamos que en ese momento grites bien fuerte para disimular. O que asumas que ha sucedido y te lo tomes con toda la naturalidad y el humor del mundo.

10. ¿Le estará gustando?

¿Tú crees que si se aburriera o no le gustara estaría acostándose contigo? Pues eso.

 

 

Vía: Cosmopolitan

Déjanos un comentario