Lo bueno y lo malo de tener sexo en la playa
Califica esta publicación

El calor del verano incrementa el deseo y las ganas de hacerlo. El oleaje, las altas temperaturas y los atardeceres explican las razones. Si no eres lo suficientemente aventurero, no te asustes y tampoco creas que venimos a presionarte. La idea es disfrutar en pareja y no que pasen un mal rato, por ello es necesario que planifiques lo que puedas (en la manera de lo posible) en cuanto a esos lugares donde probablemente puedas hacerlo, tomando en cuenta que si tus deseos no van ligados con el exhibicionismo entonces los lugares solos pudieran ayudarte. Otra opción, una noche durmiendo en carpa sería una excusa perfecta. De cualquier forma, debes tomar en cuanta las ventajas y las desventajas al momento de “lanzarte al agua o a la arena” ¿Tú entiendes, no?

Ventajas

Disfrutarás de una experiencia inolvidable que no todos los días se puede cumplir. Toma en cuenta que es una de las mayores fantasías sexuales de una mujer, por lo que si tienes el atardecer a tu favor podrás hacerla sentir como en una película y subirla hasta las nubes. El sonido de las olas será tu fondo musical. No hay nada más relajante en la playa que eso y el rugir de las olas le incrementa intensidad a los momentos de clímax.

Consejo: Busca un sitio escondido en una playa poco concurrida, puede ser detrás de unas dunas, piedras gigantes, en el fondo del mar, manglares y si eres más arriesgado, cerca de un muelle también es válido.

Desventajas
La arena va a estar presente siempre. Así que es mejor que ella esté consciente de eso y te asegures de que no le moleste tanto para que su experiencia no termine siendo negativa. Debes buscar el mejor sitio, el más ideal y que no hayan cangrejos ni medusas ¡Cuidado!

Consejo: La lubricación pudiera necesitar ayuda, así que ve preparado para que no te agarre desprevenido la sequía.

 

 

Vía: Un Tipo Serio

Déjanos un comentario