Las mejores posturas para que él aguante más
Califica esta publicación

Algunas veces quieres ir a por ello y hacerlo en un “pim pam” para no perderte el último episodio de Homeland. Pero otras veces es bonito entretenerte y recrearte en los detalles y hacer que la sesión de sexo con tu pareja dure toda la noche (o hasta que él aguante).

Pero ¿cuándo ir más rápido y cuándo ir más lento? ¿qué posturas son mejor para cada velocidad? Algunos datos recogidos por la Universidad de Kentucky pueden servirte de ayuda: se realizaron entrevistas sobre disfunciones sexuales a un grupo de 14.000 hombres y mujeres sobre sus experiencias. Tras analizar los distintos resultados, descubrieron qué posturas sexuales llevan a los hombres y a las mujeres a marcarse “rapidito” o a una larga noche de pasión.

Este es el resumen de las posturas que fueron más votadas para hacer un slow y las que progresivamente llevan a tu amante a acelerar la noche:

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Las opinión está bastante dividida: el 50% de los entrevistados aseguró que las posturas en las que ella está arriba son las que hacen que dure más la diversión, mientras que el 30% admitió que aguanta más con el misionero, el 25% prefiere la cucharita, y el 17% el perrito.

Aunque hay un claro vencedor (la postura de la chica encima) y un claro perdedor (la postura del perrito), el terapeuta sexual neoyorquino y coautor del estudio, Ian Kerner, asegura que no está sorprendido por los resultados.

Sus pacientes hombres que sufren eyaculación precoz explicaron que la cow girles la mejor postura para ellos, ya que la chica obtiene una gran estimulación de clítoris (fregándose con la pelvis de él) y requiere muy poco “empuje” por su parte (esto es lo que puede hacer que él termine antes).
También, “si un hombre eyacula, la mujer puede llegar al orgasmo igualmente, ya que  él puede seguir estimulándola”, afirma Kerner.

La base del pene es lo último en ponerse “flácido”, comenta, con lo que puedes ganar un poco de tiempo en esta posición hasta que logres llegar al clímax.
La postura del perro, en cambio, es una bomba de relojería ya que crea mucha fricción con su pene (y esto acelera su eyaculación).

Si vais combinando diferentes posturas podéis mejorar vuestros tiempos. Pero la conclusión definitiva: A no ser que tengas un culo como el de las Kardashians que merezca la pena ser contemplado, no te arriesgues con el perrito.

Cortsía de womenshealth.com

Déjanos un comentario