La realidad sobre el sexo oral, según un nuevo libro. Y no te va a gustar
Califica esta publicación

Los tiempos avanzan que es una barbaridad, y aún más en el sexo. Se podría argumentar que siempre ha sido, es y será más o menos parecido, pero lo cierto es que en las últimas décadas se han aceptado diversas prácticas sexuales que en el pasado eran consideradas como inapropiadas. Entre ellas, destaca con más fuerza que ninguna otra el sexo oral, que ha pasado de ser una excepción a una moneda habitual en las relaciones de pareja. Y, como expone la escritora Peggy Orenstein en su nuevo libro, ‘Girls and Sex: Navigating the Complicated New Landscape’ (Harper), las razones por las que se practica han cambiado sensiblemente durante las últimas décadas.

Hasta hace tan sólo un par de décadas, explica Orenstein, el sexo oral era casi un tabú. En EEUU fue la relación sexual entre Bill Clinton y Monica Lewinskylo que lo empezó a cambiar todo, especialmente, la percepción del mismo. Por una parte, porque dio el pistoletazo de salida a una preocupación social sobre el sexo oral (como explica la autora en un fragmento del libro publicado en ‘Salon‘, “los cuerpos de las chicas siempre han sido portadores de las ansiedades de una sociedad sobre el rol de la mujer”) que no existía antes. Por otra, porque la lógica seguida por Clinton (el sexo oral no era estrictamente sexo) empezó a ser adoptada por muchas jóvenes.

No es sexo. Es una forma de enrollarse. Como ir un poco más lejos sin que signifique gran cosa

En 2014, explica Orenstein, el sexo oral ya no sorprende a nadie. Sin embargo, durante la investigación que ha dado lugar a su nuevo libro, la autora se ha topado con unos cuantos problemas que no imaginaba: que la popularización del sexo oral no quiere decir que este se esté disfrutando a partes iguales por ambos sexos, sino que se ha convertido en una obligación para las mujeres que, en muchos casos, ni siquiera son correspondidas en la misma medida.

¿Qué está pasando?

Orenstein ofrece una gran cantidad de testimonios, a cada cual más descorazonador, para ilustrar esta situación. En líneas generales, el sexo oral se ha convertido en un comodín que, a diferencia de lo que ocurría hasta hace relativamente poco, no implica una mayor confianza entre hombre y mujer, sino que se utiliza para salir del paso. Además, y aunque esto es más difícilmente extrapolable a España, muchas jóvenes de entornos conservadores lo han adoptado como una manera de llegar vírgenes al matrimonio.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

“No es sexo”, explica una adolescente llamada Devon en el libro. “Es simplemente un paso más de enrollarse con alguien”, señala otra amiga suya, Ruby. “Es una forma de enrollarse. Como ir un poco más lejos sin que signifique gran cosa”. Ese es uno de los argumentos que más sorprenden a la autora y, probablemente, al lector: que la popularización del sexo oral se debe a que ha perdido gran parte del peso que pudo tener en su pasado y que provocaba que se tratase de algo que sólo hacían las parejas con confianza, no dos desconocidos. Algo que, además, explicaría la reciente proliferación de enfermedades de transmisión sexual como el herpes o la gonorrea a pesar de que los niveles de embarazos no deseados hayan descendido.

“A veces, una chica se la chupará a un chico al final de la noche porque no quiere acostarse con él pero espera ser satisfecho”, explica una joven llamadaAnna. “Así que si quiero que se marche sin que pase nada…” Ahí es donde se encuentra la gran diferencia, sugiere Orenstein: en que para las generaciones precedentes, desde luego, el sexo oral implicaba que algo había ocurrido. Según una encuesta citada por la autora, alrededor del 25% había practicado sexo oral para mejorar su relación. Por el contrario, ellos afirmaban que lo hacían por placer. Además, es un camino muy corto a la popularidad, como explica Sam: “Es como te haces amiga de los chicos populares. De esa forma acumulas puntos para salir con alguien sin llegar a hacer el amor, para que puedas decir ‘he salido con este y con aquel’ e incrementar tu estatus social. Es más impersonal que el sexo, así que la gente dice ‘no pasa nada’”.

La preocupación por complacer, en lugar de ser complacidas, era generalizada en las chicas con las que hablé

Esta motivación del sexo oral como “moneda de cambio” fue reflejada también en una investigación publicada por April Burns en ‘Sexuality Research and Social Policy Journal’ cuyo título comparaba el sexo oral con los deberes del colegio. Es decir, se trataba de una habilidad que debían aprender a manejar, puesto que iban a ser evaluadas por ello. “La preocupación por complacer, opuesta al placer a grandes rasgos, era generalizada en las chicas con las que hablé, especialmente durante el instituto, las que empezaban a experimentar sexualmente”, explica la autora. “Tenían la sensación, por ejemplo, de que una vez habían dicho que sí al coito con un compañero, nunca podrían volver a decir que no, quisieran o no”.

¿Un arma de poder?

Hay otra razón por la que las jóvenes recurren al sexo oral, que explica en el libro una joven llamada Gretchen, y es que, frente al coito o el cunnilingus, puede ser utilizado a su favor (o eso considera): “Tienes esa sensación de ‘¡ja! No podrías conseguir esto de otra persona, ¡tengo el control!’”, explica. Una aseveración que resulta curiosa cuando la misma persona resalta el carácter “asqueroso” de esta práctica y reconoce que nunca es “divertido de verdad”.

Mucho dar, poco recibir. (iStock)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Mucho dar, poco recibir. (iStock)

Sin embargo, como añade Orenstein, el sexo oral convierte a las mujeres en agentes activos de la relación sexual, mientras que otras prácticas como las ya mencionadas (sexo oral, penetración) las hacen sentir vulnerables. El problema con ello es que en la mayor parte de casos, estas jóvenes no sólo no están recibiendo una satisfacción sexual semejante, sino que se espera que ellas lleguen hasta ese punto si no quieren decepcionar a su pareja sexual. Como explica en el libro Sam, a la que la autora define como una joven ambiciosa a inteligente, “es siempre la misma secuencia tácita. Te enrollas, entonces te toquetea, se la chupas, y se acabó. Creo que las chicas no pueden expresar sus deseos. Somos criaturas dóciles que aprenden a complacer”.

Otras reconocen que el sexo oral es como “hacerle un favor al chico porque le quieres y te preocupas por él”. Por lo general, matiza, cuando tienes novio es habitual que este practique un ‘cunnilingus’, pero en una relación esporádica no es así. En el peor de los casos, la presión es tan alta que muchos hombres se creen con el derecho a obligar a sus compañeras a practicar sexo oral. Es lo que confiesa otra de las jóvenes, que señala que una de sus parejas le agarró de los hombros y le obligó a hacerlo, lo que ha provocado que deteste el sexo oral desde entonces.

La masturbación no es una alternativa, porque se piensa que es una cosa de hombres para hombres

En conclusión, señala Orenstein, “las chicas han sido convertidas desde hace tiempo en las guardas del deseo masculino, encargadas de contenerlo, desviarlo, controlarlo”. En ese juego, el sexo oral se ha convertido durante los últimos años en una solución de compromiso, un “resquicio” que les permitía comportarse como la sociedad les obliga en su papel de proveedoras de placer sin grandes compromisos físicos o emocionales. Entre otras cosas, porque la estimulación masturbatoria, que durante mucho tiempo había ocupado este lugar, ha pasado a considerarse como “una cosa de hombres”. Lamentablemente, también una exigencia masculina que raramente recibe compensación y que puede dar lugar a situaciones peligrosas como abusos sexuales o enfermedades de transmisión sexual.

Cortesía de msn.com

Déjanos un comentario