Estos trucos harán que dures más en el sexo
Califica esta publicación

El experto en salud Keith Ablow encuestó a los espectadores de ‘Fox News’ en el año 2007, el 80% de los hombres y las mujeres expresaron que ambicionaban sesiones de sexo de media hora. No obstante, la duración real de las relaciones heterosexuales tiende a ser bastante más corta: una media de 7,3 minutos, según un nuevo estudio.

Luego nace la eterna pregunta: ¿los preliminares cuentan o no? Porque de ser así, y según los resultados obtenidos en 2012 por un equipo de investigadores de la Universidad de New Brunswick, la media de duración de los encuentros sexuales lograría alargarse hasta los 20 minutos.

Para evadir esto, algunos hombres inclusive emplean algunos trucos como el como beber bastante alcohol antes de realizar sexo o no penetrar a la mujer hasta que están muy a punto. Efectivas son, pero hay trucos más sencillos que igualmente lograrán retrasar la eyaculación sin que ellos tengan que dejar de disfrutar o reprimir su placer. Y los más sencillos son estos.

  1. Hacer ejercicios de Kegel

Pensados para ejercitar y fortalecer los músculos pélvicos, un estudio realizado en 2014 insistió en la importancia que posee ejecutar estos ejercicios para deleitarse de una vida sexual sana. Según los investigadores, resultan fundamentalmente beneficiosos para ayudar a las mujeres a alcanzar el orgasmo, pero del mismo modo para los hombres: “Los varones que ejercitan los músculos del suelo pélvico pueden durar hasta cuatro veces más durante una sesión de sexo heterosexual”, afirmaron los autores del estudio.

  1. Sal de la zona de seguridad

Cuando en la pareja se localiza una posición con la que ambos suelen tocar diana, se convierte en una rutina sexual. Como se suele decir, más vale malo conocido que bueno por conocer. Pues no. Repitiendo una y otra vez la misma dinámica en la cama al final el sexo resulta aburrido y es muy difícil descubrir si hay prácticas con las que duramos más tiempo o sentimos más placer naturalmente porque no las probamos.

Los hombres en especial logran hallar interesantes cambios en su aguante si varían en las posturas, movimientos y ritmos cuando practican sexo

  1. No comer carne

Una buena cena romántica en la que logremos extender nuestras estrategias para ligar, prestar atención a las miradas sensuales e inclusive susurrarnos mensajes subiditos de tono para precalentar el ambiente es ideal. Pero nunca pidas carne ni alimentos grasos o luego no darás la talla.

Según una investigación realizada en la Universidad de Yale, las personas vegetarianas poseen más resistencia en la cama que los carnívoros. La resistencia, durante el sexo, es fundamental para hacer que el acto dure más tiempo.

  1. Apretar el pene

“Hay que aplicar una presión firme con el pulgar y el dedo índice y tratar de enfocar el movimiento sobre la uretra, el tubo que recorre la parte inferior del pene”, expone Ian Kerner, terapeuta sexual y autor de ‘She Comes First’ (William Morrow Paperbacks). Está técnica logra ayudar a retardar el orgasmo masculino y reducir de momento la tensión sexual. Un estrujoncito que reprime la eyaculación y, por tanto, aguantan más tiempo.

  1. Masturbarse a menudo

Cuando nos masturbamos aprendemos a controlar nuestros orgasmos: cómo son, cuándo llegan y dónde tocar para que sean más o menos intensos. Si trabajamos el onanismo a menudo, hombres y mujeres podemos aprender a frenar o acelerar la llegada de nuestro propio clímax, y una vez en pareja, colocarlo en práctica para aguantar más o menos, según se tercie. Y, por qué no, de paso nos relajamos y lucimos una sonrisa de oreja a oreja.

  1. Adormecer el miembro viril

No es broma. Una de las razones por las que las relaciones sexuales duran menos tiempo del deseado es justamente la velocidad de este órgano para excitarse y eyacular. “Una manera remediarlo es adormeciendo el pene”, menciona Chatel, quien expone que hay aerosoles que funcionan con anestésicos locales que “pueden relajar el pene para que pueda durar más tiempo”. Si no deseamos anestesiar la zona, igualmente hay alternativas como usar condones más gruesos.

  1. No pensar en el orgasmo

Si has oído aquello de que “el orgasmo no es lo más importante del sexo” mil veces y, si bien te lo crees, lo cierto es que cuando estás en medio de una relación sexual no dejas de pensar que ya vas a llegar al clímax o, en el peor de los caso, que esta vez te quedas a mitad de la carrera, fijo. Pero hay que relajarse, dejarse llevar y no pensar en el orgasmo en ningún instante.

“Si dejamos de ver a los orgasmos como el objetivo final, seremos capaces de frenar el placer y centrarnos en el resto de sensaciones involucradas en el sexo”, explica la sexóloga Laura Berman, quien plantea la siguiente cuestión a quienes no estén tan convencidos de que esta técnica pueda tener lógica: “Sí, los orgasmos son geniales, ¿pero no crees que el sexo que dure más de 7.3 minutos lo será aún más? Responderé por usted: sí”, pronuncia la especialista.

 

 

Vía: A tu Salud En Línea

Déjanos un comentario