¿El tamaño del pene importa?
Califica esta publicación

Entre mujeres, este es un tema de conversación frecuente. La conclusión a la que llegan es que lo importante es que lo sepan usar. ¿Esto es realmente así?

El tamaño sí que importa, al menos para la hombría de gran cantidad de machos que siempre se ponen un puñado de centímetros más a la hora de alardear de su miembro viril, causando la consternación entre sus compañeros masculinos y, probablemente, una mezcla de indiferencia y repugnancia –quizá curiosidad– entre sus amigas.

Lo que está claro es que aún hay muchos mitos y muy pocas certezas sobre la verdad que se oculta tras el tamaño de los penes. ¿Tiene alguna relación con la altura de las personas? ¿Gozan de los hombres de raza negra de un mayor tamaño mientras que los orientales tienden al minimalismo? ¿Por qué el pene del ser humano es tan inútilmente grande, como afirman algunos estudios? El doctor Robert Martin ha intentado responder a algunas de estas preguntas en su libro How We Do It: the Evolution and Future of Human Reproduction (Basic Books) y en una serie de artículos publicados enPsychology Today.

El hombre tiene un pene tan grande porque la mujer ha cambiado la forma de su pelvis y vagina

El hombre es el animal con el pene más largo

En realidad, como señalaron las investigaciones del biólogo reproductivo Alan Dixson, nuestros amigos los bonobos nos superan con una media de 6,8 pulgadas (algo más de 17 centímetros), frente a los 16,7 centímetros nuestros. Podemos estar contentos: superamos a los orangutanes (8,6 cm), los gorilas (6,6 cm) y los chimpancés (14,7). Sin embargo, otros investigadores como Kunjappan Promodu, reducen la cifra humana a las 5,7 pulgadas (14,4 cm).

¿Para qué sirve un pene tan largo?

Si el hombre, uno de los animales más evolucionados, tiene un tamaño de pene “desproporcionado”, como diría Diamond, es porque probablemente hay una buena razón para ello. Desde el año 1995 comenzó a tomar forma la hipótesis del pene succionador, pergeñada por Robin Baker en colaboración con Mark Bellis en el superventas Sperm Wars(Las guerras del esperma), y que señalaba que este tamaño desproporcionado tenía como objetivo eliminar el semen que otros machos rivales habían depositado en la vagina de la hembra. Se trataría, pues, de una expresión más de la guerra entre hombres por fecundar al mayor número de mujeres posibles,

Pero Martin no está muy de acuerdo con ello, y expuso una teoría más realista es la que expuso Edwin Broman en un artículo publicado en 2008 en Archives of Sexual Behavior: el causante del tamaño del pene no es el hombre, sino la mujer, y en concreto, la evolución de su pelvis y vagina que, al ensancharse, también ampliaron el canal vaginal. El pene, simplemente, se habría adaptado para encajar ahí.

El tamaño del pie no tiene nada que ver con el del pene

Una de esas leyendas urbanas que todos hemos oído durante la adolescencia, hasta que una investigación publicada en el año 2002 en BJU Internationaldemostró que no había ninguna correlación entre el número del zapato y la longitud del pene. El mismo estudio señalaba que la media del tamaño británico era de unos 13 centímetros genitales.

La estatura sí que importa

La mayor parte de biólogos defienden la teoría de que el tamaño corporal está relacionado con el tamaño de los genitales. Al fin y al cabo, todas las extremidades crecen en función del resto del cuerpo, ¿por qué no habría de hacerlo el pene? Así lo demuestra una investigación realizada en 1989 por H. Loeb, otra realizada en 2001 por R. Ponchietti –que añadió que el peso no influía– y otra publicada en 2002 por Spyropoulos, que encontró una polémica relación entre el tamaño de los dedos y el pene.

Dime cuánto miden tus dedos y te diré cuánto te mide

Suena también a superstición, pero una investigación realizada en Japón por Ho Choi y publicada en el Asian Journal of Andrology en 2011 puso de manifiesto que existe una relación entre el tamaño de los dedos y el del pene. Pero no, no se trata de que cuanto más largos o gordos sean, así será nuestro miembro viril, sino de que lo clave es la diferencia entre el dedo índice y el corazón, puesto que representa la acción de la testosterona durante la vida prenatal… Pero esta diferencia sólo aparecía cuando el pene había sido alargado, no en estado flácido.

El tamaño del pene flácido y el pene en erección no está asociado

De entre todas las revelaciones que la ciencia ha realizado sobre nuestros miembros viriles, quizá la más sorprendente de todas es la que señala que el tamaño del pene flácido y el pene en erección no tiene ninguna relación. O al menos eso han señalado dos investigaciones realizadas en 1996 por Hunter Wessels y publicadas en Journals of Urology y unos años después por Robert Ponchietti. La conclusión de ambos es que, aunque la erección hace aumentar el tamaño del miembro viril en dos tercios de su tamaño, el tamaño del pene relajado no permite averiguar cuál será la medida en erección.

 

 

Vía: http://www.elconfidencial.com/

Déjanos un comentario