El premio era vivir un mes con esta estrella porno. Lo ganó un chico de 16 años
3 (60%) 1 vote

Cuando eres un chaval de 16 años tu vida se reduce a los meros intentos de investigar bajo las faldas de una chica o que tu madre no encuentre las revistas porno que escondes bajo la cama. Quién le iba a decir a Ruslan Schedrin que jugar a los videojuegos, actividad que según los adultos es una pérdida total de tiempo, iba a ayudarle a dejar de ‘ser un pringado’ y lo convertiría en el hombre del momento en su colegio, en su barrio, de hecho, en toda Rusia, y probablemente en el ciberespacio, pero así le sucedió. Y es que este ‘suertudo’ adolescente ruso consiguió el gran premio que ofertaba una website de venta de armas virtuales para juegos ‘online’. A saber: pasar un mes entero en un hotel con la actriz porno Ekaterina Makarova, y está, como él mismo contó a ‘The Daily Mail’, “que hierve por dentro”, pero no es el único…

“¿Qué quieres decir? ¿Un mes con una actriz porno?”, le dijo su madre incrédula y se quejó de que no podía ser, que su hijo tenía exámenes, que no podía faltar a clase. “Incluso una semana sería demasiado; hubiese bastado con que le dieran 100.000 rublos y ya”, añadió molesta. “¡Solo tiene 16 años!”. Pero a Ruslan Schedrin le importa más bien poco, solo puede pensar en cómo será su primer encuentro con Makarova, de la que dice que ha visto fotos y tiene unas medidas perfectas. “Cuando la vea le diré: ‘Hola, soy yo, el chico que te ganó”; aún, a la vista está, debe seguir ensayando el encuentro…

El afortunado visitante número 10.000

'La primera vez que la vea, le diré: 'Hola, soy el chico que te ganó''. (TOMO News)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
‘La primera vez que la vea, le diré: ‘Hola, soy el chico que te ganó”. (TOMO News)

Ekaterina Makarova ronda los veintitantos. Es morena, explosiva y se dedica al porno. Hace meses que aceptó la oferta de esta nueva web de juegos y aunque admite que hace meses que discuten la posibilidad de que el ganador del premio, el afortunado visitante número 10.000, pudiera ser un crío, le parece fantástico que el chaval tenga 16. “Es una buena edad para independizarse”, asegura, y afirma que Ruslan y ella deben decidir juntos dónde se irán de vacaciones. “Me gustaría que fuera al extranjero. Pero, vamos, viajaré a Moscú para que nos conozcamos y ya decidiremos juntos…”.

Al menos la actriz tuvo algunas palabras para la madre del chico, que desde su casa en la capital seguía meneando la cabeza y cruzándose de brazos. “Ya negociaremos con su madre si nos encerramos en un hotel o nos vamos por ahí”, admite.

“No, de ninguna manera. No es un premio para un adolescente. No he conocido a la chica todavía, pero los estudios de Ruslan son lo primero”, dice la señora Schedrin. Su hermana mayor, Diana, que solo tiene un año más que el chico, también metió coba: “¡Estoy en contra! Puedeencontrar una novia si quiere, no necesita este tipo de cosas…”, y se hace una pregunta, la misma que todo el que participó en el concurso y no tuvo la misma suerte: “¿Qué hubiera pasado si llega a ganar el premio un hombre casado o una chica?”.

La actriz porno duda que haya sexo entre ellos, aunque “la vida es la vida”. De momento, solo espera que se vayan de viaje juntos

Pero fue Ruslan y no los demás, aunque su madre argumente que esta situación les está acarreando muchas discusiones familiares. “Este premio le ha vuelto completamente loco”, dice ella. Y contempla atenerse a una de las reglas del concurso, rechazar el premio y cedérselo a un representante legal, por ejemplo, su padre. Obviamente, la madre está también en contra. Pero, ¿y el señor Schedrin?

Vivan las leyes rusas

La mayoría de edad en Rusia se alcanza a los 16. Ruslan es afortunado también por este motivo. ¿Será la suerte del principiante? A Ekaterina esto de que sea novato le gusta bastante. No asegura que vaya a haber sexo, pero como siempre dice: “quién sabe… la vida es la vida. Y además es normal que los chicos vírgenes busquen mujeres más experimentadas”, dice, y añade, desenvuelta: “Lo principal es que seamos amigos y si no se siente cómodo enun hotel, siempre podemos quedarnos en casa”. Seguramente a la señora Schedrin está idea no le parezca bien, pero menos a Ruslan, que a sus 16 años se ha convertido en la envidia de Rusia.

Déjanos un comentario