Disfunción Sexual ¿Qué hacer cuando el cuerpo no responde?
Califica esta publicación

En el mundo, un 52% de los hombres entre 40 y 70 años sufren algún grado de disfunción eréctil y se prevé que para el 2025 unos 170 millones de varones experimentarán este problema que puede producir enormes trastornos en la salud mental y emocional de la pareja. De acuerdo al Dr. Andrés Giacaman, urólogo de Clínica Ciudad del Mar, conociendo el diagnóstico, los tratamientos farmacológicos y las opciones terapéuticas, es posible mejorar no sólo la calidad de vida sexual del hombre, sino que también su relación de pareja.

Cuando hablamos de disfunción sexual nos referimos a un trastorno en el deseo o receptividad de la actividad sexual que persiste en el tiempo y que en la mayoría de los casos genera sentimientos de ansiedad y falta de confianza en los hombres. Su origen se debe a diferentes factores, donde destacan el psicológico (psicógeno) y el orgánico, que puede deberse a lesiones vasculares, neurológicas u hormonales.

En cuanto al componente psicológico, este es provocado principalmente por cuadros de depresión, fatiga y de estrés en el paciente, siendo la disfunción eréctil ―la incapacidad de lograr o mantener una erección que permita realizar el coito― y la eyaculación precoz (pérdida de control voluntario del reflejo eyaculatorio), las patologías asociadas más frecuentes.

Un problema que no distingue por edad

Aunque las complicaciones de disfunción sexual tienden a ser más comunes a medida que pasan los años, sobre todo cuando se pasan los 50, lo cierto es que la disfunción o impotencia sexual puede afectar a todos los hombres por igual en cualquier etapa de su vida y sin distinguir su edad, sexo y/o condición.

Esta enfermedad es un problema en la respuesta sexual humana que impide el desarrollo de una vida en pareja plena, donde se ve afectada la salud integral y autoestima del paciente. “Este mal llena de frustración e interrogantes, principalmente porque ven y sienten disminuida su virilidad y además porque no se atreven a consultar y abordar a tiempo”, explica el Dr. Andrés Giacaman.

Tratamientos y opciones terapéuticas

Para un correcto diagnóstico se requiere una completa historia clínica, exámenes físicos y de imagenología, todos ellos orientados a la búsqueda del problema, encontrar la solución y la indicación del procedimiento más adecuado para disfrutar de una vida sexual plena. Actualmente, existen diversas alternativas para enfrentar esta enfermedad, que van desde tratamientos farmacológicos, dispositivos y prótesis, siendo la más conocida a nivel mundial el Viagra (Sildenafil), medicamento que permite que ―durante algunas horas― se pueda desencadenar la erección ante un estímulo sexual sin que esto provoque erecciones espontáneas, como varias personas creen. Asimismo, existen terapias de reemplazo hormonal e implantes.

Cortesía de 24horas.com

Déjanos un comentario