Diez cosas que, si se te ocurre decirlas, te van a arruinar un buen polvo
Califica esta publicación

A algunos les gusta escuchar cosas cuquis, a otros palabras sucias y los hay que se conforman con gemidos sensuales. Sean cuales sean los que más te gusten, evita hacer estos comentarios

No cabe duda de que la comunicación en pareja es importante, pero en según que momentos casi mejor nos podemos ahorrar comentarios o valoraciones fuera de lugar, especialmente cuando estamos practicando sexo.

A muchas personas les gusta decirse cosas calenturientas mientras mantienen relaciones sexuales (ojo con venirte arriba porque no a todo el mundo le pone que le griten o le jaleen) para ponerse en situación e incluso saber si todo marcha igual de bien para ambas partes. Pero hay determinadas palabras o cuestiones que, más que encaminar el sexo hacia unsuperorgasmo, pueden sacarnos totalmente de situación.

“Personalmente no me gusta el sexo en silencio ni tampoco aquel en el que lo único que se oye es el crujir la cama o la televisión de fondo desde la otra habitación”, comenta Lea Rose Emery en Bustle. Pero una cosa es un pequeño gemido, un susurro sexy o alguna palabra sucia para excitar a la otra persona y otra muy diferente es acribillarla a preguntas que pueden convertir el calor del momento en una realidad muy incómoda. No. La narración milimetrada de cuánto de pene se va introduciendo en la vagina, no es excitante sino más bien agobiante.

Hay muchos comentarios equivocados que pueden arruinar el momento, hacernos desconectar y frenar por completo el disfrute. Tampoco hace falta que te calles, pero trata de evitar estos diez que propone Emery si quieres mejorar tu vida sexual.

No. 'Ay que te agarro de las tetitas' es probable que no le excite demasiado. (iStock)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
No. ‘Ay que te agarro de las tetitas’ es probable que no le excite demasiado. (iStock)

1. Los ‘¿estás bien?’ en loop

Obviamente es bueno asegurarte de que tu pareja está bien y disfrutando del momento, pero con preguntarlo una vez basta. Estar permanentemente cerciorándote de que no le molesta, se están acariciando las zonas adecuadasy vais en buen camino. “En ocasiones los nervios pueden conducir a preguntar una y otra vez”, comenta la también escritora y humorista, pero estáis desnudos practicando sexo y tus dudas sobre si está disfrutando o no solo hacen que la otra persona se abstraiga e incluso piense que está haciendo algo mal para que no te des cuenta de que les está gustando.

2. ‘¿Tú todavía no estás?’

“Nunca preguntes directamente. Basta con mirar a la persona a los ojos o algo similar”, recomienda Emery. Haciendo esta pregunta, además de estar dando a entender que no te has dado cuenta de si la otra persona a alcanzado o no el clímax, solo consigues estresar a tu compañía en el intento de llegar al orgasmo.

3. ‘Sí’. ‘Sí’. ‘Sí’. ‘Sí’. ‘Sí’

Vamos a ver. Está bien hacerle saber a la otra persona que tal y cómo lo estáis haciendo le resulta agradable y vais en buen camino. Pero resultar repetitivos puede desconcentrar e incluso rayar (que te preguntas ‘¿se habrá quedado pillado?’). Para gustos, colores, pero por lo general es mejor un ‘oh sí’ puntual y oportuno será suficiente para que sepa que todo va ok.

4. ‘¿Puedes ir más deprisa?’

No hablamos de ritmo sino de cuando, probablemente de manera inconsciente, la otra persona te insiste en que tienes que llegar al orgasmo cuanto antes. “No hay nada menos sexy que presionar y agobiar”, sentencia Emery. Similares al ‘¿cuánto te queda?’, recuerda que no estáis de road trip sino en la cama gozando así que andar preguntando si falta mucho o poco para el destino siempre será contrapoducente.

5. Música sí, pero sin cantar

A veces empezamos a practicar sexo justo cuando está sonando un disco que nos encanta y en plena faena se nos va la cabeza y canturreamos la canción que está sonando. ¡Error! O has demostrado por activa y por pasiva que eres una persona capaz de hacer dos cosas a la vez, o solo estarás dejando claro que no estás al tema (sexual, porque está claro que al musical sí).

'Madre mía, a esta se le ha ido de las manos la actuación'. (Corbis)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
‘Madre mía, a esta se le ha ido de las manos la actuación’. (Corbis)

6. Películas infantiles (o míticas) de fondo

“Empezáis a ver una película en modo plan cursi de pareja y de pronto la cosa se empieza a calentar y ya no os enteráis de si encuentran o no a Nemo”, ejemplifica Emery. Más allá de estar escuchando de fondo el drama de cualquiera de las muertes de padres de los personajes de Disney (no parece el clima perfecto para practicar sexo), el problema es si seremos o no capaces de abstraernos. En serio, ¿vas a ser capaz de no mirar cuando Marty McFly está volviendo del pasado en plena tormenta?

7. ‘Perdona, ¿qué has dicho?’

Si en el calor del momento la otra persona le da por repetirnos algo en tono sexy y, porque por la postura en la que estáis tu oído está algo lejos de su boca o porque no vocaliza demasiado bien, no entiendes qué decía en su calenturiento susurro, pararte a preguntar en voz alta un solemne ‘¿QUÉ?’, puede romper el momento.

8. Fingir el orgasmo en el momento equivocado

Si vas a hacer el teatrillo de lo mucho que te lo estás gozando y gritar un ‘oh sí sí, ¡ya llego!’ para animar a la otra persona, asegúrate de en qué punto está.Fingir varios orgasmos en una misma sesión te hará perder credibilidad, y lo sabes.

9. ‘Ups’

Esto… ¿qué ha pasado? ¿qué ha salido mal? ¿dónde duele? ¿qué se ha roto? ¿quién llama? ¿qué se nos ha olvidado? ¿qué ha dicho? ¿dónde se tiene que ir? Cuando escuchas esto sólo sabes que algo ha pasado y fijo que no es nada bueno.

10. Decir el nombre de la persona equivocada

Imposible salir bien de esta y, en serio, ni intentes hacer que cuele el ‘no he dicho María he dicho Lucía‘. “Game over. Estás KO. Haz las maletas y vuelve a casa”, recomienda sabiamente Emery.

Cortesía de elconfidencial.com

Déjanos un comentario