¿Cómo convertirte en un experto del sexo oral?
Califica esta publicación

1. Introduce un accesorio

Combinar el sexo oral con un vibrador ayuda que muchas mujeres lleguen al orgasmo. El inconveniente es que los hombres nos pueden poner bastante incómodos los vibradores. Sin embargo, no descartes para siempre esta opción, ella igual lo utilizará contigo o sin ti.

 

2. El orden de los factores…

¿Cuándo es el mejor momento para lanzarse? Hacerlo al principio tiene sus ventajas: garantizas que ella alcance el orgasmo. Además, una mujer, después de llegar al orgasmo, puede tener otro con mayor facilidad. De todas formas, lo importante es que el sexo no se convierta en una coreografía demasiado previsible.

 

3. Tu mano, eterna aliada

Oral no significa “sin manos”. Cuando el clítoris esté realmente excitado, pon dos dedos haciendo una “V” para acotar la zona de ataque y provocarle más placer. Y también puedes alternar las hazañas de tu lengua con la introducción de un dedo en su vagina. Si lo haces subiendo el dedo para arriba estimularás su punto G y el orgasmo será mucho más intenso.

 

4. Placer para los dos con el número mágico

¿Y si además de darle placer a ella también tú la pasas bien? Sí, hablamos del número mágico, el 69. Si tu estatura es más o menos similar, puedes optar porque ella esté encima, pues es la mejor postura para que los dos tengan un buen acceso. De lo contrario, lo mejor es que los dos estén recostados en la cama. En cualquier caso, no te obsesiones si no llegan juntos al orgasmo.

 

5. Agrega lubricante

Ya sé que la saliva parece suficiente, pero no te vendrá nada mal un poco de ayuda. Así evitarás roces que se pueden traducir en molestia. Ten en cuenta que hay lubricantes comestibles de sabores que harán el juego más divertido. También existen algunos con “efecto mentol” que consiguen que su orgasmo sea más intenso.

 

6. El período, eterno enemigo

Todos los complejos de los que hablábamos en el Truco #1 se multiplican cuando ella tiene el período. Si a ti no te importa hacerlo en esos días, pon todo de tu parte para que se sienta cómoda. Si toman una ducha justo antes, probablemente ella se sentirá más tranquila. Pero no impongas la ducha, porque también puede ofenderse. Así de susceptibles son las chicas, amigo. Por otra parte, también puedes poner una toalla sobre la cama, también por su comodidad y tranquilidad.

 

7. No excedas tus expectativas

Las mujeres se sienten a veces demasiado presionadas porque saben que su pareja espera que llegue al orgasmo. Ésa es la razón por la que en muchas ocasiones fingen. Esa presión se incrementa durante el sexo oral. Por una parte, si se toman su tiempo para llegar, piensan que te estás agobiando. Por otra, si al final no llegan, imaginan que te sientes frustrado. Debes intentar no tener esa expresión anhelante del que espera recibir un gran orgasmo como “premio”. Ella puede pasarla muy bien sin acabar.

 

8. Movimientos clásicos

Como ya hemos dicho, cada mujer es un mundo. Sin embargo, hay movimientos que siempre suelen gustar. Por ejemplo, si empleas toda la superficie de la lengua, estarás estimulando más partes de su sexo. Pero también puedes hacer que la lengua sea más puntiaguda y certera en algunos momentos.

 

9. Todo se disfruta mejor por partes

Al principio, es excitante que vayas poco a poco. Después, puedes ir probando diferentes movimientos para excitarla. Sin embargo, cuando ya está muy excitada, repite el movimiento que le gusta sin variarlo y así le será más fácil llegar al orgasmo.

 

10. Pasa al otro nivel

Muchas mujeres, tras tener un orgasmo, quieren otro. Por ello, a algunas les encanta que justo después de que hayas acabado los trabajitos orales, la penetres. Ten el preservativo a mano para no perder tiempo.

 

 

Vía: Un Tipo Serio

Déjanos un comentario