¿Conoces cómo es el beso de Singapur?
Califica esta publicación

El beso de Singapur es una práctica sexual milenaria que poco se utiliza, pero promete generar un gran orgasmo para ambos

Muchas veces la rutina se adueña de la cama y una que otra ocasión las parejas se atreven a probar cosas nuevas, desde las posiciones, hasta los sitios. Lo cierto es que no solo cambiar la posición te ayudará a reavivar la pasión, existe una práctica sexual muy efectiva, capaz de proveer a hombres y mujeres de orgasmos muy intensos, y que muy pocos conocen, el beso Singapur.

¿Qué es?

El beso de Singapur no es una posición propiamente dicha, es una técnica o práctica sexual a través de la cual, la mujer utiliza los músculos de su vagina para apretar el pene del hombre. De esta manera se logra un mayor estímulo para ambos.

Es parecido al sexo oral, pero en vez de utilizar la boca debes utilizar los músculos de tu vagina casi sin hacer ningún movimiento, más que ese.

¿Cómo hacerlo?

La pareja debe permanecer inmóvil durante la penetración, es indiferente le posición que la deseen adoptar, lo importante es que la mujer acaricie el miembro masculino con impulsos rítmicos y ondulantes de los músculos de la vagina, también conocidos como músculos pubococcígeos.

Estos músculos como cualquier otro necesitan ser entrenados y los ejercicios de de Kegel son ideales para luego realizar el Beso de Singapur. Toma nota de cada paso para garantizar el clímax:

1.- lo primero es identificar los músculos pubococcígeos, es fácil de saber cuáles son si al momento de orinar detienes el flujo haciendo presión.  Ese es el movimiento de estos músculos.

2.- Entrénalo con los ejercicios de Kegel.

3.- Ponlo en práctica con tu pareja. Tienes que tener en cuenta un ritmo puede iniciar con sutiles apretones ligeros y rápidos, luego intensificarlos y hacerlos más fuertes y prolongados. Debe cambiar de velocidad y contracción para proporcionar mayor placer.

 

 

Vía: Eme de Mujer

Déjanos un comentario