Así se alcanzan los orgasmos que la mayoría de la gente no tiene nunca
4 (80%) 1 vote

La felicidad se puede medir de diversas formas: por el número de veces que te ríes al día, la forma en que te brillan los ojos, la cantidad de buenos amigos que tienes o, y esto es esencial, el número y calidad de tus orgasmos. Porque una vida sin gemidos que te hagan levitar es como un jardín sin flores, ‘Afterhours Lifehacker’ ha publicado un artículo sobre cómo fortalecer ese gran desconocido del placer femenino, y no estamos hablando del clítoris, sino de los músculos Kegels.

¿K? Sí, Kegel, también conocidos como ‘pubococcygeus’ o músculos PC, son músculos pélvicos que tenemos tanto hombres como mujeres y son los responsables de controlar el flujo de la orina, participan en el parto y se contraen involuntariamente durante el orgasmo. Y, como todo músculo, debe ser entrenado regularmente si queremos tener un orgasmo más intenso, e incluso aprender a realizar un sorprendente ‘squirting’, lo cual no es nada fácil.

Los ejercicios de contracción muscular más lentos producen una placentera vibración, mientras que los cortos intensifican los orgasmos

Tensando y contrayendo nuestros músculos Kegel el canal vaginal también se estrecha, lo cual ayuda a maximizar el placer en todo tipo de penetraciones y, como dice Vanessa Marin, “nos da una sensación de plenitud”, pero, además, al entrenarlos se estimula la parte interna del clítoris.

Ejercicios sencillos para elevar el placer

Lo primero, dice Marin, es localizar estos músculos en tu propio cuerpo. Recomienda sentarse en el baño y orinar, y justo antes de que la vejiga se haya vaciado, apretar los músculos y evitar que siga fluyendo la orina. Ese mismo ejercicio de tensar y aflojar los músculos es el eje central del entrenamiento y todos los ejercicios derivan de él.

Hay dos tipos de rutinas de los que cualquier mujer puede beneficiarse: las primeras consisten en contraer los músculos Kegel muy lentamente y mantener la tensión un rato. Imagina que es un ascensor que se eleva a un piso superior y cuando llegues a un punto donde ya no puedas seguir apretando, mantelo por un par de segundos. Afloja lentamente y repite 10 veces. Entonces, rápidamente se contraen y relajan los músculos Kegel con movimientos cortos al menos 30 veces, lo que simula la rítmica contracción que se produce durante el orgasmo. De acuerdo a Vanessa Marin, este ejercicio debe realizarse dos veces al día y cada semana se añaden algunos segundos de contracción. El reto es conseguir llegar a mantener los músculos Kegel apretados unos 10 segundos por ejercicio.

Los ejercitadores Kegel son una especie de mancuernas para tus músculos pélvicos, que los fortalecen incluso más

La experta también recomienda intentar hacer los ejercicios mientras nos masturbamos y lo sugiere de la siguiente manera: “pon un dedo dentro de tu vagina para que puedas sentir cómo los músculos se contraen. Toca tu clítoris mientras contraes los músculos pélvicos y comprueba si hay algunaestimulación interna. Las contracciones más lentas y largas pueden crear una agradable sensación similar a una vibración, mientras que las contracciones cortas ayudan a incrementar la intensidad, hasta el punto de conducirte al borde del orgasmo.

Si te tomas en serio los ejercicios, hay varias formas de mejorar tu rutina. Si crees que vas a olvidar las repeticiones o estás confuso sobre la forma de llevar a cabo los ejercicios, puedes utilizar la gran cantidad de apps que hacen las veces de entrenador personal y te recuerdan diariamente cuándo y cómo debes contraer tus músculos Kegel.

También puedes invertir en un kit de ejercitadores kegel. Del mismo modo que las mancuernas que utilizas en el gimnasio, los ejercitadores intensifican tus ejercicios y fortalecen tus músculos incluso más. Simplemente consiste en introducirlos en tu vagina y realizar tu entrenamiento diario; de forma natural, los músculos pélvicos lo sostendrán y apretarán para que no se caiga.

¿Te animarás a probarlo? Solo 5 minutos al día son suficientes para que tus orgasmos duren más de 5 segundos.

Cortesía de elconfidencial.com

Déjanos un comentario