5 cosas que piensan las mujeres antes de tener sexo anal
Califica esta publicación

El sexo anal es algo que la gente hace, aunque no lo crean, pero sabemos que puede llegar a ser una experiencia que te ponga mega nerviosa e incómoda. A veces sólo es cuestión de dejarse llevar y otras veces simplemente no se puede.

Lo cierto es que puede ser muy, muy divertido si lo sabes hacer aunque los pensamientos durante este tipo de encuentros no dejarán de rondar por tu cabeza antes, durante y después de que suceda.

Aquí 5 pensamientos que a se te han cruzado la primera vez:

1. ¿Me va a doler?

Las cosas van bien, estás entrando en tu papel mientras das besos y te quitas la ropa pero después sucede: ves a su amiguito.

El pensamiento inmediato es, “¿Esa cosa va a entrar en mi? ¿Cómo? ¿Exactamente cómo planeas meter eso dentro de mi? ¿Cómo se supone que me debo relajar lo suficiente para sentir placer?”

Para cualquiera que haya tenido sexo anal sabe que: Sí, duele al principio. Pero si logras relajar tu cuerpo (a veces nunca sucede), verás que lo disfrutas.

2. ¿Estoy limpia?

Este podría ser el pensamiento más intenso que invada tu cabeza durante el sexo anal. En serio, la pregunta nunca saldrá de tu mente.

Sabemos que comer mucho antes de pensar en tener este tipo de sexo puede ser muy contraproducente y hacer que el encuentro se convierta en un fracaso total.

En el caso en el que el momento sea un éxito, el final siempre es de suspenso mientras ruegas por que ese condón salga sin ningún tipo de regalito.

3. ¿Cómo me veo?

Esta pregunta es muy real también. La mayoría de las veces nos preguntamos cómo nos vemos durante el sexo.

¿Me veré aburrida? ¿Me veré como si me doliera? ¿Él se dará cuenta que estoy pensando en el final de mi serie favorita en lugar de ponerle atención?

Creemos que muchas personas tienen esta pregunta. El sexo es raro y puedes terminar en muchas posiciones extrañas e incómodas.

Aún así siempre nos queremos ver bien. No quieres que tu pareja voltee a verte y se pregunte por qué tiene a un alien en la cama.

Sabemos que no hay nada mejor que una pareja que te recuerde lo hemos que eres durante estos momentos.

4. ¿Ya terminaste?

Esta pregunta no necesita explicación. El sexo es divertido y todo, pero en serio, el sexo anal es para un ratito, no para un maratón.

La experiencia dice que entre más dure, menos placentero es. No tenemos un tiempo determinado, pero se sabe bien cuando ya es más que suficiente.

Hay que dejarlos saber cuando es momento de detenerse.

5. ¿Por qué hice eso?

No tienes porque preguntarte esto porque honestamente no hay nada de qué avergonzarse.

No queremos entrar en detalles, pero digamos que después, existe un proceso que te incluye a ti y al escusado por un periodo de tiempo muy extendido.

Si tienes suerte puede que termine muy rápido. Si no eres suertudo puede que ese momento suceda cuando menos lo esperas.

Esto incluye que sea durante un mega embotellamiento en la calle o a tres paradas de tu salida del metro a hora pico.

Solo debes saber que los pensamientos que tendrás son completamente normales y que el 99% de la gente que lo hace tiene exactamente los mismos.

 

Vía: http://www.elfarandi.com/

Déjanos un comentario