4 señales que indican que tu novia es “ninfómana”
Califica esta publicación

La ninfomanía ha pasado a ser un término casi peyorativo o desvirtuado para referirse a un problema clínico y psiquiátrico cuyo término correcto es la Hipersexualidad (en el caso de los hombres se le denominaba satiriasis).  ¿En qué consiste? Se trata del aumento repentino o la frecuencia extrema e incontrolable en la libido o en la actividad sexual.

Aunque puede presentarse debido a algunos problemas médicos o al consumo de algunos medicamentos, en la mayoría de los casos la causa es desconocida. El trastorno bipolar, el alcoholismo y la adicción en general a alguna sustancia, puede llevar a desarrollar ese desenfreno incontrolable del deseo sexual de una persona, pero todavía ni hay un consenso en la comunidad de los sexólogos para referirse a este problema como una adicción.

Pero la hipersexualidad también se manifiesta en individuos sanos, y se presenta por cortos periodos en que la testosterona o estradiol presentan máximos niveles.

Por lo tanto, la primera conclusión es que se trata de un cuadro clínico delicado que poco tiene qué ver con una fantasía sexual ideal.

Las personas hipersexuales se plantean una eterna búsqueda de afecto a través del sexo. Al no encontrarlo, el vacío de insatisfacción de vuelve mayor y el deseo de continuar con la actividad sexual imparable.

 

Algunas causas estimadas (aunque no hay consenso médico) son:

a. Sometimiento a regímenes familiares muy estrictos o a severas represiones.

b. Trauma tras una violación.

c. Desórdenes bipolares y trastornos de personalidad que originan oscilaciones en la libido, dependiendo de su estado de ánimo.

d. Padecimientos orgánicos y hormonales (fuera de lo psicológico).

e. Consumo de drogas como las anfetaminas, opiáceos y andrógenos.

 

Algunos síntomas observados en mujeres y hombres hipersexuales:

1. Necesidad incontrolable por sexo de todo tipo, desde relaciones sexuales con otras personas hasta masturbación o consumo de pornografía.

2. Excesiva estimulación genital acompañada de sentimientos de malestar y culpa.

3. Deseo frecuente de mantener relaciones sexuales con desconocidos.

4. Durante el acto sexual pueden estar presentes síntomas neuróticos como inconformidad general con la vida, inquietud y concentración alterada.

 

Por último, vale destacar de nuevo que la hipersexualidad es un fenómeno médico poco conocido y estudiado, puesto que las personas que la padecen suelen mantenerla oculta y disimularla. Se estima que hasta el 6 por ciento de la población lo padece, y que sólo el 2 por ciento de las personas afectadas son mujeres.

Vía: UnTipoSerio

Déjanos un comentario