SERES QUE SE HAN VUELTO MITOLÓGICOS (I)
5 (100%) 2 votes

Cuentan que estos seres alguna vez existieron de verdad verdad, pero no hay registros confiables y aunque todavía quedan personas que, supuestamente, vivieron esas épocas que no son tan remotas, ya casi nadie se acuerda, y quienes sí lo hacen, se sumen en una melancolía profunda por lo que es mejor no tocarles el tema.

LA SEÑORA DE LAS EMPANADAS

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Comenzamos nuestra serie con uno de estos seres que pasaron a ser mitológicos y que dicen que era conocida como “la señora de las empanadas”. Según cuentan los archivos akásicos (que son unos archivos que tenemos por aká), este personaje era considerado la “diosa del desayuno” y entre sus poderes estaba el de matarle el hambre a los transeúntes. Ella preparaba unos curiosos bollos en forma de media luna con un producto que llamaban “harina de maíz” que, aparentemente, se conseguía en paquetes de un kilo. Nuestros investigadores aún no han podido verificar estos datos porque no ha quedado ningún indicio de la harina ni de los paquetes. Lo cierto es que estos bollos de harina llamados “empanadas” solían tener diferentes rellenos: queso, pescado, caraotas, perico o algo que llamaban “carne”, un producto que todavía no hemos podido comprobar si existió de verdad o es otra leyenda urbana (o mamadera de gallo, como se le conoce en el argot criollo).

Lo cierto es que esta Señora de las Empanadas aparecía todas las mañanas con la cava llena de su manjar calientito y cuenta la historia que se acababa en un dos por tres. Era normal verla a las puertas del metro, en un tarantín improvisado en medio de la calle, en plena carretera o recorriendo las oficinas públicas y privadas.

 

La desaparición de tan icónico personaje es casi tan misteriosa como la de los antiguos mayas. Nadie sabe a ciencia cierta qué ocurrió con ella. Hay algunas hipótesis apócrifas que dicen que se metió a bachaquera y que gracias a su nuevo estatus económico, ahora

expende su mercancía en las Calles del Hambre de ciudades como Nueva York, Buenos Aires, Oslo y Helsinki.

Otros estudiosos han asomado la posibilidad de que se haya retirado del negocio por la escasez de los ingredientes básicos de su afamado alimento. Según ellos, la debacle comenzó cuando las empanadas de queso empezaron a salir sin queso, las de perico, sin perico y las de carne, sin carne, y se agravó cuando las últimas salieron hasta sin masa.

Esta teoría no ha podido ser comprobada por nuestros investigadores porque, como dijimos antes, ni siquiera nos ha sido posible constatar que la fulana harina y la mentada carne existieron en realidad.

Debido a la falta de documentación y de pruebas contundentes de su existencia, a la Señora de las Empanadas las nuevas generaciones la consideran un mito.

Déjanos un comentario