Chistes del Abate Nicanor Vol. 3 / Chistes de Religiosos
5 (100%) 1 vote

Disfruta de la tercera entrega sobre; chistes del Abate Nicanor vol. 3 (chistes de religiosos), diviértete con las mejores tramas y mini-historias. Se estarán publicando historias diariamente sobre diversos temas; la mayoría de los personajes de Fullchola; serán los encargado de la categoría. ¡Ahora comienza a disfrutar de estos  grandes clásicos!

Para mas chistes, véase: Chistes de Cara e Corcho (Vol. 1) / Chistes de Borrachos

Chistes del Abate Nicanor Vol. 3


El Abate Nicanor en el Campo

Una vez en un pueblito habia dejado de llover durante mucho tiempo, por lo que los indiecitos decidieron reunirse e ir juntos a la iglesia del pueblo. Al llegar a la iglesia, tocan a la puerta y cuando sale el Abate Nicanor les dice:

– Buenos días hijitos, ¿que es lo que desean?

Y contesta el jefe de los indiecitos:

– Mire pagrecito, usted sabe que hace mucho que no llueve por estos lares, y la verdá veníamos a pidirle a ver si nos prestaba al señor diocito pa’ llevarlo en procesión por los campos y que nos mande la lluvia.

Nicanor les presta la imagen de Jesús y los indios lo llevan en procesión. Tres días después comienzan unas lluvias torrenciales que terminan por inundar totalmente la región, por lo que los indiecitos van a ver de nuevo al cura, que al salir les dice:

– Buenos días hijitos, ¿que desean ahora?

Y contesta el jefe de los indiecitos:

– Pos la verdá pagrecito venimos a que nos preste ora a la virgencita.

– ¿Y para que quieren ahora a la virgen?

– ¡Pos es que ora la queremos llevar en procesión por el campo para que vea todo el kilombo que hizo su hijo!


El Burdel de las Hermanas

Va un tipo en su coche por la ruta, cuando de repente al costado del camino ve un letrero en una desviación que dice:

“Burdel de las Hermanitas de la Caridad, 1 Km.”…

Le pica un poco de curiosidad, y la perversión se apodera de él…, entonces se dirige hacia ahí. Al final del camino se encuentra con un convento antiguo con un letrero que dice:

“Bienvenido al Burdel de las Hermanitas de la Caridad”

El degenerado estaciona su auto, llama al portón y le abre una monjita que lo hace pasar. En la entrada de un pasillo se encuentra otra monjita con una canastita y un letrero que dice: “Pague por adelantado: $ 500.00”.

El fulano saca sus $ 500 y los mete en la canasta, y se va por el pasillo. Al final del pasillo hay una puerta, el tipo la abre y al pasarla se da cuenta que esta afuera, junto al estacionamiento donde dejó su coche.

Gira y mira la puerta que tiene un cartelito que dice:

“Se lo han cogido las Hermanitas de la Caridad. Vuelva pronto.”


Divina Tentación

Una chica que está muy bonita entra a la iglesia con un vestido muy escotado y se sienta a rezar. Al rato aparece el cura y le dice:

– Hija, debes irte de esta iglesia.

– ¿Por qué padre? ¿Si no he hecho nada malo?.

– ¡Por favor, hija, debes irte de aquí! ¡Este es un templo sagrado!

– ¡Pero es que no hice nada malo!

– ¡No, pero vistes indecentemente y este es el templo del Señor!

– ¡Pero padre! ¡Solo quiero rezar un momento!

– ¡Nada, nada, fuera de esta iglesia!.

– ¡Pero padre! !Tengo el derecho divino!

– Sí, ya lo sé, y ¡el izquierdo también!


Llega el Abate Nicanor con San Pedro allá en el cielo.

Le dice San Pedro:

– Usted es el Abate Nicanor, ¿verdad?

El padre le dice que sí, y San Pedro le muestra la casa donde vivirá.

Era una casa bien chiquita y bien fea, y Nicanor se queda pensando.

– Al rato llega un taxista llamado Marcos y San Pedro le dice:

– Mira Marcos, vos vas a vivir en aquella mansión.

Era una casa bien bonita. Al ver esto, el padre Ramón le pregunta a San Pedro por qué le daba a él esa casa tan chiquita.

San pedro le responde:

– Mira, cuando vos estabas dando tu misa casi toda la gente se estaba durmiendo. Y mientras él manejaba toda la gente iba rezando. ¡Nos interesan los Resultados!


El Confesionario

Un cura tenia que ausentarse de su parroquia, para un encuentro con el obispo en la ciudad y llamo a sacristán y le dijo.

– Como mañana es el día de confesión y porque tengo que ausentarme, tendrás que dar la confesión.

– ¡Pues no, es que no estoy preparado!

– Es fácil, deja que venga un creyente y verás como es fácil.

Llega el creyente y empieza a confesar:

– Padre he pecado.

– ¿Que has hecho?

– Me hice una paja…

– ¿Una sola?

– No, fueron dos..

– ¿Dos?

– La verdad es que fueron 3…

– Bueno pagarás 100 pesos y rezarás tres ave marías y estás perdonado.

El padre se dirige al sacristán y le dice:

– Ves es fácil..

Al otro día el sacristán empieza a confesar los creyentes, llega uno y le dice:

– He pecado.

– ¿Que has hecho?

– Me hice una paja.

– ¿Una sola?

– No, fueron dos…

– ¿Dos?

– Si dos…

– ¿Pero dos nada mas?

– Si, si dos…

– Entonces ve y hazte otra paja más, porque aquí es tres por $ 100.


Una monja llega corriendo y gritando al convento:

– ¡ Madre superiora, madre superiora ! ¡me han violado, me han violaaaadooo!

– Cálmate hija mía, yo me ocupo de esto. La madre superiora se va y vuelve de la cocina con un limón empapado en vinagre y dice:

– Toma hija, muerde esto con fuerza.

– Pero madre, ¿usted cree que esto me purificará?

– No, eso no, ¡pero al menos te borrará esa sonrisa de la cara!.


Despelote en el patio del convento…treinta y tres madrecitas, hermanitas y novicias tirándose de los hábitos, empujándose, zarandeando y picándose los ojos con los dedos, todas gritando: “Me toca.. no, a mi, que yo quiero… bájate, vos ya has usado…,abusadora, aprovechada, gustona, etc, etc, ” irritada, la superiora interviene – ¿que pasa ? ¿a que viene el barullo? y las monjitas

– Es por la bicicleta, a mi me toca…no a mi, mentira, yo…

Y otra vez gritó la superiora, molesta:

Cállense todas… o le pongo montura


Por la Noche

 Una monjita estaba paseando por el corredor del convento por la noche sola. En eso un ladrón se entra al convento y la viola a la monjita!. Bueno al día siguiente la madre superiora se entera de esto y las hace desfilar a todas las madrecitas. Cada una tenia que mostrarse a la madre superiora y decir su nombre levantando su hábito.

Va la primera de la fila y levantando su hábito dice “Sor María”. La segunda, levanta su hábito y se muestra a la madre superiora y dice “Sor Teresa” La tercera, lo mismo, “Sor Juana”, la cuarta, etc…… Y así llega hasta la ultima, y la ultima levanta su hábito y dice: “¡SORPRESA!”


-¿Por qué las puertas de las iglesias son tan altas??

-Pues para que entre el Altísimo.


Va un borracho por la calle y se encuentra una monja. Le pega una hostia, la tira al suelo y le dice…

-Levántate, Batman, y shigue lushando.


“Recuerda siempre que eres absolutamente único. Justo como todos los demás”-Margaret Mead.

Déjanos un comentario