Chistes del Gallego Andurria (Vol. 5) / Chistes Gallegos
5 (100%) 3 votes

Disfruta de la colección de chistes del gallego andurria vol. 5, diviértete con las mejores tramas y mini-historias. En los próximos días, se estarán publicando chistes diariamente sobre diversos temas, por otro lado, la mayoría adoptara un personaje de Fullchola como el encargado de la categoría. ¡Ahora comienza a disfrutar de estos  grandes clásicos!

Para más Chistes: Chistes del Gallego Andurria (Vol. 4) / Chistes Gallegos

Chistes del Gallego Andurria Vol. 5


Un famoso concertista de piano gallego se va a Madrid a dar un concierto, al terminar todos aplauden y gritan:

– Viva el gallego!

Indignado el gallego de como habían reconocido su procedencia le pregunta a un asistente:

– Oye ¿como supieron que yo era gallego?, si ni he hablado y el nombre no dice nada.

– Ah, muy facil, lo notaron cuando al sentarse en lugar de arrimar el banquito, arrimó el piano.


Entra el gallego Andurria a un club y estaba un ventrilocuo contando chistes, todo bien hasta que cuenta uno de gallegos, y ofendido el gallego Andurria se levanta y grita:

– Oye!, no te metas con los gallegos!

Asustado el ventrílocuo responde:

– Perdón no quise ofender.

Y Andurria responde:

– Con usted no estoy hablando sino con el enano que tiene en las piernas.


Van a fusilar al Clinton, a Fidel y al Gobernador de Galicia por ciertos fraudes y lo peor es que los van a fusilar en Galicia. Empiezan por Clinton, cuando ya esta todo a punto, se pone a gritar:

– Terremoto, un terremoto!! Corran por su vida!!

Total, que todos los del pelotón echan a correr y Clinton se escapa. Cuando le toca el turno al Fidel, se pone a gritar:

– Un huracán! Se acerca un huracán! Todos a cubierto!

Y también se escapa. Entonces le toca el turno al Gobernador de Galicia, todo el pelotón apuntandole, y entonces se pone a gritar con toda su fuerza:

– Fuego, fuego!


Sale un aviso solicitando dos empleados para una oficina. Se presentan Manolo y Andurria. Ya en la sala de espera, hacen pasar a Manolo a una pieza y el encargado del examen le dice:

– Este es un test muy fácil, usted solo tiene que contestar una pregunta: ¿qué es de cuero, viene de a dos, tiene suela y se usa para caminar?

Manolo pone gesto analítico y a los diez minutos pregunta:

– ¿Tiene cordones?

– Si, hombre, tiene cordones!!, contesta enojado el encargado.

– Zapato!! -exclama Manolo.

– Muy bien, el trabajo es suyo.

Manolo sale y le cuenta a Andurria:

– Esto es una pavada, me pregunta que es de cuero, con suela y con cordones, por supuesto que es zapato.

Pasa Andurria convencido de lo fácil del examen y el empleado le pregunta:

– ¿Qué tiene cuatro patas, es de madera y se usa todos los días para comer?

Andurria piensa media hora y pregunta:

– ¿Tiene cordones?

– No, animal, como va a tener cordones!

– Ya sé, mocasín…


Llega un gallego a la ferreteria y dice:

– Buenas, ¿cuanto cuesta una pala?

– Mil pesetas.

– ¿Mil?, pero si en la tienda de al lado cuestan ochocientas!

– Entonces, ¿por que no compra la pala en la tienda de al lado?

– Es que se les han acabado.

– Bueno, pues cuando se me acaben las palas, yo también las venderé por ochocientas pesetas.

– Vale, volveré otro día.


Un par de gallegos dispuestos a poner una zapatería, oyen un comentario de que los mejores zapatos son los de cocodrilo, agarran un bote y se van a cazar cocodrilos. Después de como 50 cocodrilos muertos uno le dice al otro:

– Mira, otro mas que cacemos sin zapatos y esto se acabo.


Le preguntan al condenado a muerte gallego que modo de ejecución prefiere:

– Quiero morir de sida.

– Concedido.

Dos médicos llegan hasta la prisión y le inyectan el virus del sida en las venas del condenado, mientras lo están inyectando el gallego rie sin poder parar.

– Pero hombre, ¿como ríe usted de esa manera?… le estamos inyectando el virus del sida!

– Jajaja… es que tengo puesto un forro.


Iba el Gallego Andurria rumbo a la peluquería y en el camino se encuentra con un amigo que le dice:

– Hola Andurria, ¿a donde vas?

– A cortarme las patillas.

– ¿Qué?!… ¿acaso vas a caminar con los huevillos?


Déjanos un comentario