Chistes del Gallego Andurria (Vol. 10) / Chistes Gallegos
5 (100%) 2 votes

Disfruta de la colección de chistes del gallego andurria vol 10, (Chistes Gallegos) diviértete con las mejores tramas y mini-historias. En los próximos días, se estarán publicando chistes diariamente sobre diversos temas, por otro lado, la mayoría adoptara un personaje de Fullchola como el encargado de la categoría. ¡Ahora comienza a disfrutar de estos  grandes clásicos!

Para más Chistes: Chistes del Gallego Andurria (Vol. 9) / Chistes Gallegos

Chistes del Gallego Andurria Vol 10


Un Gallego en La Marina

El gallego va alistarse en la Marina y cuando le preguntaron si sabía nadar, el preguntó a su vez:

– ¡Oye!, ¿pero ustedes no tienen barcos?


Pasiones gallegas

Un gallego se va a confesar:

– Padre, quiero confesarme, porque he hecho algo terrible.

– Te escucho hijo ¿Qué pecado has cometido?

– Pues que conocí una mujer, y le hice el amor “A LA GÓNDOLA”.

El cura no tenía ni idea acerca de como era hacer el amor “A LA GÓNDOLA”, pero para no quedar como un ignorante, le dice:

– Hijo mío, eso que has hecho, es tremendo, rezarás 100 Ave Marías y 100 Padre Nuestros, y te me retiras inmediatamente de la iglesia …. ¡Degenerado!

El gallego sale corriendo, y el cura, que se había quedado con la gran duda, comienza a comunicarse con otros curas, para preguntarles como era eso de hacer el amor “A LA GÓNDOLA”.

Nadie lo sabía, por lo que el cura busca en Internet, llama anónimamente a distintos prostíbulos, preguntando que significaba hacer el amor “A LA GÓNDOLA”, pero nadie sabía nada al respecto.

Finalmente, uno de los curas al que llama, le sugiere que en caso de que el gallego regrese, no lo saque corriendo, sino que le pregunte el significado de hacer el amor “A LA GÓNDOLA”, ya que estaban todos muy intrigados.

Pasa un mes, y vuelve el gallego a confesarse, por lo que el cura decide evacuar esa duda.

– Padre, quiero confesarme, porque he vuelto a hacer algo terrible.

– Ajá, cuéntame hijo …. ¿Qué has hecho?

– Lo mismo que la vez anterior, padre, no me he podido contener, y al conocer a otra mujer, volví a hacerle el amor “A LA GÓNDOLA”.

Ya se preparaba el gallego para que el cura lo vuelva a sacar corriendo de la iglesia, pero en cambio le dice:

– Escúchame hijo…. te perdono, pero si me explicas detalladamente como es eso de hacer el amor “A LA GÓNDOLA”.

– Verá usted, padre, conocí a una mujer, fuimos a una plaza de noche, y una vez allí, comencé a decirle que tenía unos ojos muy bonitos, una boca hermosa, un cuerpo esbelto, una voz muy dulce… y así le terminé haciendo el amor “A LA GÓNDOLA”.

– ¿”A LA GÓNDOLA”? – dice el cura – ¡HALAGÁNDOLA, ANIMAL!


Biblia a la gallega

Estaban dos curas gallegos explicando la Biblia a sus alumnos. Uno de ellos les dice:

– …Y Jesús le dijo a Lázaro: ¡Lázaro levántate y anda!… y Lázaro se levantó y andó.

El otro cura:

– ¡Anduvo idiota!

– Bueno anduvo un poco idiota al principio, pero luego ya andó normal.


La Investigación gallega

La aviación norteamericana desarrolló un ingenioso dispositivo que buscaba probar la resistencia del vidrio del parabrisas de aeronaves cuando se chocaban con aves en vuelo y consistía en una especie de cañón que disparaba un pollo muerto en dirección al vidrio del avión a testear.

El disparo era exacto y reproducía la velocidad con la cual un ave alcanzaría el avión en vuelo. Si el parabrisas resistía la prueba de impacto del ave, entonces soportaría una colisión con un pájaro en un vuelo real.

El dispositivo funcionó perfectamente con centenares de pruebas efectuadas en los Estados Unidos.

En Galicia, estudiosos de un proyecto de tren bala para el país, se interesaron por el cañón de pollos, pensando en aplicar la idea a los parabrisas de su nuevo tren de Alta Velocidad. Entraron en contacto con los norteamericanos, consiguieron un cañón prestado y procedieron a efectuar las pruebas.

En el primer tiro, el pollo reventó el vidrio frontal del tren, quebró el panel de instrumentos, estropeó la silla del ingeniero, hirió a dos técnicos y voló hasta el fondo de la locomotora, estrellándose en la pared trasera y dejó un profundo agujero en la chapa.

Los ingenieros gallegos quedaron completamente perplejos con el sorprendente y violento resultado.

Documentaron la escena en detalle, produjeron fotos digitales, grabaron declaraciones de testigos oculares, elaboraron documentos técnicos y enviaron toda la información a los Estados Unidos, preguntando qué era lo que habían hecho mal.

Los técnicos estadounidenses estudiaron cuidadosamente la documentación recibida y respondieron en un e-mail seco y directo:

“DESCONGELEN EL POLLO”


El novio gallego

Andurria estaba en la sala de la casa de la novia mirando la televisión con ella.

De repente se corta la luz y la novia le susurra a él en el oido:

– Aprovechá ahora, papi…

Y Andurria se llevó el televisor…


Suicidio gallego

En un edificio de 20 pisos en construcción tres trabajadores, Pedro, Juan y un gallego a la hora de la comida se reunen los tres, y Pedro dice:

– ¡Ah!, si mi esposa me preparó nuevamente hamburgesa y papas yo me suicido.

Entonces, el tipo abre la lonchera, encuentra hamburguesa y papas y se lanza al vacío.

Después Juan dice:

– ¡Mamma mía!, si mi esposa me preparó spaghetti y fabada otra vez, ¡Yo me mato!
Entonces, el tipo abre su lonchera y encuentra fabada y spaghetti y decide lanzarse al vacío.

Por último el gallego dice:

– ¡Que si mi esposa me preparó caldo gallego y paella juro por la gloria de mi madre que me mato!
Acto seguido, ve en su lonchera, encuentra lo dicho y se mata.

Después de lo ocurrido se encuentran las tres esposas reunidas llorando y la de Pedro dice:

– ¡Fue mi culpa!, él estaba harto de hamburguesa y siempre le daba eso, yo lo maté.

La señora de Juan dice:

– ¡Si no le hubiera dado siempre lo mismo de comer, ahora él estaría vivo! ¡Fue mi culpa!

Y la esposa del gallego dice:

– ¡Hombre! ¡Y yo que les puedo decir, si mi marido se preparaba él mismo su comida!


Un campesino va sobre su asno cuando de pronto pasa una Ferrari a gran velocidad, más adelante el campesino ve el Ferrari parado y aprovecha para hacerle una pregunta al conductor:

– ¿Cómo es que ese coche corre tanto?

Eso es debido a que está pintado de azul y verde, -le contesta el conductor aprovechándose de la ignorancia del campesino.

Una vez que llega al pueblo, el paisano compra dos latas de pintura azul y verde para pintar su asno. Cuando el campesino le lanza la pintura azul al animal, éste se incorpora debido al picor que le produce en la piel y sale disparado por el camino. El campesino lo observa y dice:

– WOW! ¡Y eso que todavía le falta la pintura verde!


Via labiaba.com.ar

Déjanos un comentario