Chistes de Querre Querre (Vol. 5) / Chistes de Abogados
5 (100%) 2 votes

Disfruta de la colección de chistes de Querre Querre vol. 5 (Chistes de Abogados), diviértete con las mejores tramas y mini-historias. En los próximos días, se estarán publicando chistes diariamente sobre diversos temas, por otro lado, la mayoría adoptara un personaje de Fullchola como el encargado de la categoría. ¡Ahora comienza a disfrutar de estos  grandes clásicos!

Para mas Chistes: Chistes del Gallego Andurria (Vol. 7) / Chistes Gallegos

Chistes de Querre Querre Vol. 5


Era una vez un señor que fue a una tienda en un barrio chino. Entra y ve que están vendiendo un ratón de oro. Le da curiosidad y pregunta al dueño:

– ¿Y ese ratón de oro para qué es?

– Eso es de una leyenda antigua y la historia es muy larga. Si lo compra hay que comprar la historia aparte.

– Entonces, compro el ratón.

– ¿No quiere la historia?

– No.

Y el tipo se va con el ratón. Al rato se da cuenta que lo persiguen muchos ratones. Al llegar a su casa ésta se llena de ratones. En eso el tipo se da cuenta que es el ratón de oro. Sale a caminar, avienta el ratón a una alcantarilla y los ratones se meten ahí y se ahogan. El tipo va otra vez a la tienda y el dueño le dice:

– ¿Vino por la historia?

– No. Vine a ver si tenía un abogado de oro.


Dos abogados se citan para comer. Uno se atrasa:

– ¿Qué te paso?

– Pisé un biberón y se me pincho un neumático.

– ¿No viste el biberón en la carretera?

– No, el maldito bebé lo llevaba debajo de su mantita.


A un avión se le averió un motor en pleno vuelo, así que el piloto ordenó a la tripulación hacer que los pasajeros se abrocharan los cinturones y se prepararan para un aterrizaje forzoso. Dejó pasar unos minutos y preguntó a una azafata si ya estaban todos listos. Esta respondió:

– Sí, todos menos un abogado que sigue repartiendo sus tarjetas.


Un abogado sale de caceria al campo y tiene la suerte de bajar un pato con el primer tiro. La pena es que el pato cayó en un sembradio al otro lado de la cerca.

Ya se trepaba a la cerca cuando se le acerca un viejo granjero en su tractor.

-“Que está haciendo? . . esta es mi tierra “.

-“Bueno, lo que pasa es que cacé un pato y cayó en su tierra.

-“Lo siento, pero no puede llevárselo”, le dice el granjero.

-“Soy uno de los mejores abogados. Le voy a hacer un pleito y me voy a quedar hasta con toda su tierra si no me deja entrar a recoger mi pato”, amenaza el abogado.

-“Aqui en el campo resolvemos las cosas de otra manera”, le informa el viejo. “A las patadas resolvemos las disputas. Aplicamos la Regla de las Tres Patadas”.

-“Y qué es la Regla de las Tres Patadas? “, pregunta el abogado.

El viejo explica:

-“Yo lo pateo tres veces; Ud. me patea tres veces; yo lo vuelvo a patear, y asi hasta que alguien se de por vencido”.

El abogado vio que el granjero era viejo y sabiendo que él estaba en forma, aceptó las reglas.

-“Está bien, empecemos”, dijo el abogado.

El granjero se bajó del tractor y sin más, con sus botas bien duras le dio una tremenda patada en la rodilla al abogado, y antes de que se doblara, le encajó otra en la entrepierna, y cuando el abogado se retorcía de dolor, le encajó un tremendo patadón en el culo.

Al cabo de 5 minutos, el abogado -con mucho esfuerzo- se levantó y dijo:

-“Ahora me toca a mi”.

-“No se moleste”, le dice el viejo. “…Me doy por vencido. Vaya nomás y llévese su pato”.


¿Qué se obtiene cuando se cruza un abogado con un cerdo?

Nada. Hay cosas que un cerdo jamás haría.


Se cae la barda que divide el cielo del infierno. Y empiezan a alegar el diablo y San Pedro acerca de quien debe de reparar el daño. Al no ponerse de acuerdo, el diablo le propone a San Pedro que consulten con sus respectivos abogados y se vean en 2 horas. El diablo llega muy puntual y San Pedro no aparece hasta como 8 horas después. El diablo lo aborda impaciente y le dice:

– Oye Pedro mis abogados dicen que tú tienes que pagar.

A lo que San Pedro responde:

– Pues me ganaste porque en cielo no encontré un solo abogado. Tú los tienes todos.


La mujer le pregunta al medico preocupada:

– Doctor, ¿se puede quedar embarazada por tener relaciones anales?

– Por supuesto señora ¿de donde cree que nacen los abogados?


Un abogado se encuentra a un colega muy triste por la calle y le pregunta:

– ¿Por que estas tan triste?

– Es que acabo de ver a una prostituta, en la calle se veia tan pobre, hubieras visto su atuendo, no completaba una prenda, su vestido rasgado, mugroso, no tenia zapatos, esta despeinada, se le veia con mucha hambre, podias ver la pobreza en sus ojos.

– ¿Y que hiciste? -le pregunta el colega.

– Pues, no aguante el llanto mientras me la cojía.


Via labiaba.com.ar

Déjanos un comentario