Chistes de Piripicia (Vol. 5) / Chistes de Suegras
5 (100%) 8 votes

Disfruta de la cuarta entrega sobre; chistes de piripicia vol 5 (chistes de suegras), diviértete con las mejores tramas y mini-historias. Se estarán publicando historias diariamente sobre diversos temas; la mayoría de los personajes de Fullchola; serán los encargado de la categoría. ¡Ahora comienza a disfrutar de estos  grandes clásicos!

Para más chistes: Chistes de Piripicia (Vol. 4) / Chistes de Suegras

Chistes de Piripicia Vol 5


Martín estaba trabajando, cuando su jefe le pregunta:

¿No va a ir al velorio de su suegra?

Y él le dice:

No jefe, primero el trabajo, después la diversión.


Un señor está triste y le dice un amigo:

Oye, ¿Qué te pasa?

Y le contesta:

Es que casi atropello a mi suegra.

Y el amigo le dice:

¿Qué pasó? ¿Te falló el freno?

No, ¡El acelerador!


Venía el marido de Lola muy triste y la esposa le pregunta:

¿Por qué vienes tan triste?

Y él le contesta:

Es que se le murió la suegra a mi compadre.

¿Y por eso te pones triste?

¡Sí, es que todos tienen suerte menos yo!


Un día no muy común de visita, a la casa de la suegra llegó el yerno, entonces la señora le preguntó:

¿Y tú, qué estás haciendo aquí?

Y él le contestó:

Es que me peleé con su hija y me mandó al infierno.


Tiernamente la mujer le dice a su esposo:

Oye mi amor, ¿Cuándo me llevas a ver a las Momias de Guanajuato?

El día que quieras, pero avísales a tu mamá y a tus tías que vamos, ¡No les vayamos a caer de sorpresa!


Dos agricultores están conversando:

-Vaya, ¡otra vez los cuervos se me han comido la cosecha!

-Pero hombre, haz como yo, pon un espantapájaros.

-Si siempre pongo uno, pero como si nada.

-Lo que tienes que hacer es pegarle una foto de mi suegra.

-¿Y eso es efectivo?

-Mira, a mí los cuervos no solo no me han comido la cosecha, sino que me han devuelto la del año pasado.


Llega un tipo con un ataque de nervios a ver al psiquiatra y le dice:

Doctor, llevo tres semanas de soñar que mi suegra viene a comerme cabalgando sobre un cocodrilo.

¿Sí?, contesta el psiquiatra.

Sí doctor, esos ojos amarillos, esa piel escamosa, esos dientes afilados.

¡Hombre, que terrible!, dice el psiquiatra.

Y el hombre contesta:

¡Y espere que le describa el cocodrilo!


Una mujer que ve que su casa se está incendiando le grita a su marido:

-¡Auxilio! ¡Socorro, amor, que llamen a los bomberos! ¡Se quema nuestra casa!

Sin inmutarse, el esposo le responde, llevándose el dedo índice a los labios:

-¡Shhhh! ¡Silencio, mi amor, no hagas ruido que vas a despertar a tu madre!


Via webdechistes.com

Déjanos un comentario