Nick Blackwell estuvo siete días en coma, despertó y atacó a quien le salvó la vida
Califica esta publicación

Si pudiera lanzar un último golpe sería a su mandíbula “, descargó su furia Nick Blackwell al hacer referencia a Chris Eubank, el padre del oponente que en marzo último lo dejó en coma tras una brutal pelea en Londres. El enojo del boxeador nació a partir de la conferencia de prensa que tanto padre como hijo dieron días después del encuentro, cuando todavía Blackwell permanecía internado en un coma inducido.

La agresiva frase fue hecha por un recuperado Blackwell en una entrevista concedida al diario inglés The Sun. Ahora, el hombre dice no recordar haberla pronunciado. “No tengo ningún sentimiento sobre lo que pasó en la pelea, porque estás ahí en el ring para ganar y tratar de lastimar a alguien. Es sólo lo que hicieron después. Es inhumano, es desagradable“, comentó en referencia a la conferencia de prensa. Y añadió: “Se querían mostrar como los chicos buenos y son lo opuesto“.

Durante esa conferencia ante las cámaras de televisión, ambos Eubank comentaron lo que sucedió en su esquina del ring. Las cámaras habían mostrado al ex campeón subir al cuadrilátero para hablar con su hijo, quien estaba dándole una fuerte paliza a su oponente. En ese momento, reveló que le había dicho que dejara de golpear en el rostro a Blackwellpara evitar una tragedia.

Consultado sobre las declaraciones hechas por el recuperado púgil, Eubank Jr manifestó que fueron presionados para referirse a la salud, mientras Blackwell aún estaba en coma. “La gente y los medios nos demandaban hablar con ellos. Si hubiéramos dicho ‘sin comentarios’ hubiéramos parecido fríos. Todo lo que quisimos para Nick fue lo mejor“.

Igualmente, Blackwell no creyó que su oponente haya dejado de lanzarle golpes a su rostro para evitar una tragedia. “Todo el mundo sabe que fue algo más táctico. No podía golpearme en la cabeza, por lo que lo hizo en mi cuerpo. No tengo nada contra Eubank como boxeador. Creo que es un buen boxeador, pero algunas de las cosas que dijo e hizo personalmente no las hubiera hecho. Mi familia le rogó que no hicieran la conferencia de prensa, y ellos fueron y la hicieron“, manifestó.

Blackwell debió ser inducido al coma luego de que sufriera un derrame en su cerebro. El árbitro Victor Loughlin detuvo la pelea luego de ver cómo tenía el ojo izquierdo el boxeador inglés. De inmediato se desmayó y fue atendido de urgencia por paramédicos, que lo llevaron con celeridad al hospital.

 

Vía: http://www.msn.com/

Déjanos un comentario