Junior Guerra consistente con Milwaukee
Califica esta publicación

El serpentinero venezolano, Junior Guerra, sigue con consistencia en sus trabajos como abridor de los Cerveceros de Milwaukee para mantenerse en la rotación por lo que es una de las sorpresas de la tropa venezolana en la presente campaña de las Grandes Ligas.

El diestro de 31 años, que se estrenó en la Gran Carpa el 12 de junio de 2015 con los Medias Blancas de Chicago, aprovecha la oportunidad que le brinda Milwaukee.

El escopetero tiene 10 presentaciones con su club de la Liga Nacional y cuenta con efectividad de 3.67.

En 61.1 tramos ha recibido 25 carreras donde ha ponchado 53.

El jugador que en Venezuela pertenece a los Tiburones de La Guaira no era considerado en principio para ocupar un puesto en el cuerpo de iniciadores. Pero desde que el mánager Graig Counsell le dio la oportunidad ha logrado convencer al cuerpo técnico. Counsell elogio a Guerra y su repertorio de lanzamientos.

Sobre todo la recta de dedos separados (splitter) que es una de las armas principales. “Ese lanzamiento, ese ‘splitter’ es uno de los mejores que he visto. En un gran pitcheo que logra sacar de paso a sus rivales”, dijo a MLB.com el piloto de los lupulosos. “Es bien habilidoso y es un gran competidor. En cada juego que ha iniciado, ha demostrado mejoría en la medida que avance el compromiso. Eso ha gustado y nos ha ayudado en estas semanas. Estamos satisfechos y esperamos siga con esa consistencia”.

Otro de los aspectos que tiene el derecho criollo es su facilidad de pasar las cinco entradas. Mientras más avanza el cotejo, más se siente cómodo en la lomita.

“Para muchos lanzadores, puede ser preocupante llegar a los episodios finales, pero Junior va progresando. Se va sintiendo más cómodo con su ‘split-finger’, obtiene mejor comando de sus envíos. Lo demostró hoy de nuevo”.

Arroja resultados

El lanzador cuenta con marca de cuatro victorias y una derrota al ganar en su última presentación ante los Atléticos de Oakland en la semana en curso.

Uno de los aspectos que resalta el pitcher nacional es la confianza brindada por su piloto.
“Eso se gana poco a poco, pero se siente bien que le den a uno la oportunidad de tener a un bateador más, para completar un inning más. Pienso que hasta los momentos uno no tiene nada garantizado. Lo que necesito es seguir trabajando y dándole chance al equipo a ganar”.

Además afirmó que la recta de dedos separados lo ha utilizado desde 2007. “En realidad, desde que comencé a ser pitcher en el 2007 lo estuve practicando siempre.

En el 2010 le pude conseguir la confianza para tirarlo en cualquier tipo de conteo. Gracias a Dios me está dando los frutos de sacar los bateadores de out y de ser un pitcheo difícil de descifrar”.

 

Vía: El Impulso

Déjanos un comentario