¿Sabes qué hacer si se te colea el carro?
Califica esta publicación

Si el conductor se ve obligado a manejar con tiempo lluvioso, debe recordar que el agua al chocar con el parabrisas reduce la visibilidad, así como el cerrar los vidrios, ya que produce condensación de vapor y empañamiento del parabrisas interiormente. La lluvia aumenta el deslizamiento de los cauchos en casi un 50 por ciento y reduce la intensidad de la luz de los faros.

En estas condiciones lluviosas se recomienda reducir la velocidad por lo menos a la mitad del límite permitido en pavimento seco. Encender las luces antinieblas. Abrir ligeramente las ventanas o encender el aire acondicionado. No ejecutar maniobras bruscas como frenadas a fondo, cruces violentos, etc.

Si el terreno está muy resbaladizo, disminuir la presión de las cuatro llantas para aumentar su poder de tracción y evitar “coleadas”. Mantener el vehículo a distancia prudencial del que antecede (por lo menos cuatro metros de distancia por cada 10 kilómetros por hora). Evitar en lo posible pasar a otros automóviles y ceder el paso a los impacientes que quieran adelantarse. Ser precavido puede evitar accidentes lamentables.

Consejos para controlar una coleada

Si por alguna razón el carro se colea lo primero que hay que hacer es conservar la calma para poder controlar el vehículo. Al colearse el conductor tiende a quitar bruscamente el pie del acelerador, lo que empeora la acción y puede desencadenar un accidente, por lo que se aconseja no quitar el pie del acelerador. Utilice las velocidades para recortar la marcha, si es sincrónico no pisar el croche.

Evite frenar bruscamente. Si la coleada es leve, mueva el volante con movimientos suaves a la derecha y a la izquierda. Si es muy violenta, gire el volante en dirección hacia donde están “coleando” las ruedas traseras, y al enderezar el vehículo gírelo nuevamente en sentido contrario hasta estabilizarlo por completo. No olvide sujetar el volante en todo momento.

 

 

Vía: Autopista

Déjanos un comentario