¿Sabes lo que es un ladrillo inteligente?
Califica esta publicación

Si este proyecto se produce a gran escala, la frase “tiene un ladrillo en la cabeza”pronto podría dejar de ser una referencia peyorativa para convertirse en un cumplido. La University of West England (UWE Bristol) está trabajando en un proyecto para extender la producción de ladrillos inteligentes a viviendas y edificios comerciales.

Los ladrillos inteligentes son capaces de purificar el agua y el aire del lugar, además de producir suficiente energía para proveer la electricidad del local. También son capaces de adaptarse a las condiciones ambientales del momento. Imagina si tu casa estuviera hecha con ladrillos que se ensamblan como Legos y que son capaces de realizar estas funciones. ¡Genial!

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

¿Cómo funcionan?

Básicamente, estos ladrillos son bloques bio-reactores que contienen células de microbios y algas que reaccionan a los cambios o alteraciones en la composición del agua y el aire y responden modificándolos a partir de su propio metabolismo. Estos procesos son a su vez monitoreados por dispositivos digitales.

Dentro del contenido de los ladrillos inteligentes también se encuentran las Microbial Fuel Cells (MFCs), las cuales incluyen una variedad de microorganismos que, además de intervenir en la purificación del agua y el aire, generan electricidad durante este proceso.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

El director del Bristol Bioenergy Center de la UWE, Loannis Leropoulos, explica: “Las MFCs son transductoras y explotan la actividad metabólica de los microbios para descomponer los desperdicios orgánicos y crear electricidad.”

Según el profesor Leropoulos, la aplicación de estos módulos para construir paredes es algo completamente nuevo. “Esto nos permitirá explorar las posibilidades de tratar los residuos del hogar, generar niveles viables de electricidad y tener paredes programables activas dentro de nuestro espacio habitable.”

¿Te gustaría vivir una casa de ladrillos inteligentes?

 

 

 

Vía: Batanga

Déjanos un comentario